Cardioprotección en las empresas

Instalación DOC con Cartel

A medida que la sociedad evoluciona, surgen nuevos inventos y soluciones que permiten al hombre vivir más y mejor.

En el mundo empresarial se han producido cambios estructurales y sociales. Estructurales en la forma de entender los negocios, de cómo gestionar los recursos humanos en la medida, sociedad, evoluciona, trabajar, manera de trabajar, etc.

Los cambios sociales se derivan de las nuevas comunicaciones que hacen que la relación empresarial con el cliente y los empleados sea más ágil y dinámica. Ello trae consigo que todos estemos mejor informados y genera una mayor concienciación en la protección y prevención de riesgos en los trabajadores.

Se han ido creando departamentos de prevención de riesgos laborales y recursos humanos con la idea de gestionar, motivar, potenciar y concienciar acerca de la importancia de la salud a todos los que trabajan en la empresa.

Por medio de la prevención de riesgos se busca lo necesario para trabajar con la mayor seguridad en cuanto a la integridad física y mental de la persona: sino que se realizan revisiones médicas periódicas, se colocan botiquines para las necesidades que puedan surgir y en los últimos años, la aparición de los primeros desfibriladores semi-automáticos, fáciles de manejar por personal no sanitario han permitido la instalación de esta tecnología capaz de salvar muchas vidas, en los centro de trabajo

Teniendo en cuenta que las dolencias cardíacas son la primera causa de mortalidad en el mundo, no es de extrañar que las empresas más concienciadas quieran disponer en sus instalaciones de desfibriladores.

Estos equipos, junto a la formación en resucitación cardiopulmonar, son capaces de revertir una situación de parada cardiorespiratoria. La parada cardíaca o también llamada muerte súbita, puede desembocar tal y como indica su nombre en la muerte o en secuelas irreversibles, si no se actúa en los primeros 5 minutos.

Una vez instalado un desfibrilador hay que asegurarse de que disponga de un buen mantenimiento que garantice su buen estado de manera permanente y la máxima rapidez de respuesta en el momento de la emergencia.  Asimismo, es necesario disponer de personal formado que sepa manejar el equipo de forma adecuada y realizar un masaje cardiaco. Pero no debemos olvidar que, pese a la formación recibida, algunas personas se pueden bloquear en un momento tan crítico como es el de la asistencia al accidentado. Una posibilidad ante la que es importante buscar soluciones que hoy son una realidad gracias a los avances tecnológicos.

Estos avances tecnológicos han llevado a crear el DOC (Desfibrilador Operacional Conectado), una completa solución en cardioprotección, perfectamente adecuada para su implantación en el ámbito empresarial.

Hablamos de una patente de la empresa B+Safe que aúna un módulo de comunicación a uno de los desfibriladores más fiables y fáciles de usar. Este módulo de comunicación permite conocer el estado del equipo en todo momento (telecontrol). Asimismo, al coger el desfibrilador, el usuario entra en contacto de manera automática con un especialista en emergencias que le da las primeras pautas para actuar (tele-asistencia), al tiempo que llamará al 112 facilitando las coordenadas de la localización exacta de la víctima (geolocalización).

Pero para que una empresa esté de verdad cardioprotegida, además de tener los desfibriladores necesarios y con el correspondiente mantenimiento que garantiza el buen estado se necesita personal formado en RCP (resucitación cardio pulmonar) formación que B+Safe incluye dentro de su solución de cardioprotección. Para que el equipo esté siempre bien, B+Safe ha sido pionero en ofrecer la cardioprotección vía renting un mantenimiento con técnicos en plantilla que se desplazan a la empresa cada vez que es necesario y están atentos a su pleno funcionamiento con todas garantías.

Nuño Azcona, director general de B+Safe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *