Casi 3 de cada 4 hipotecas fijas tienen comisión de apertura

Las hipotecas fijas han sido el producto de moda durante 2017 y parece que este 2018 van a seguir siéndolo. De hecho, en enero supusieron el 37,2 % de las nuevas firmas. Su éxito tiene una doble razón de ser: la seguridad que aportan tanto al cliente como al banco y la importante bajada de tipos que, aunque fue más intensa durante 2016, aún da coletazos. Solo en esta última semana Coinc, Bankinter y BBVA han rebajado el interés de sus productos fijos. Sin embargo, desde el comparador de hipotecas HelpMyCash.com advierten de que hay aspectos que debemos tener muy presentes antes de decantarnos por estos productos.

La comisión de apertura, presente en gran parte de las hipotecas fijas

Según un estudio realizado por HelpMyCash.com, el 71,43 % de las hipotecas fijas que se comercializan actualmente incluyen entre sus condiciones una comisión de apertura. Se trata de un pago en concepto de los trabajos administrativos que realizan desde el banco para poder concedernos el préstamo hipotecario y, como su propio nombre indica, se abona en la apertura del préstamo. O lo que es lo mismo, deberemos pagarlo cuando firmemos la hipoteca, un momento en el que nuestra economía estará especialmente sensible al haber tenido que hacer frente a la entrada de la casa, los gastos de compraventa y los de hipoteca.

Además, es una comisión que no está regulada por ley aunque, actualmente, los bancos están aplicando entre un 0,25 % y un 1,50 % del capital concedido. Sin embargo, también en este punto podemos encontrarnos una sorpresa, puesto que es habitual que se aplique una cantidad mínima en los casos en que el porcentaje marcado no cubra lo que el banco considera que cuesta ese servicio. Esta cantidad fija puede ir desde los 150 euros hasta los 1.100 euros, por lo que es un aspecto a tener muy en cuenta.

Desde el comparador financiero señalan que la comisión de apertura es la más común de todas las que se aplican sobre una hipoteca, independientemente de si es a tipo fijo, variable o mixto. Concretamente, el 61,63 % de las hipotecas tienen este recargo. Sin embargo, en las hipotecas fijas está más presente y, además, aunque en un préstamo hipotecario todo es negociable, en estos casos los bancos suelen estar menos dispuestos a eliminarla.

La penalización por riesgo de tipo de interés, exclusiva del tipo fijo

Otro aspecto que hay que tener en cuenta antes de decidirnos por una hipoteca fija es que hay una comisión que es exclusiva del tipo fijo: la de riesgo por tipo de interés. Se trata de una penalización que solo se incluye en los préstamos hipotecarios fijos o en los mixtos (en la parte en que tienen un interés invariable) y que aplican los bancos si el cliente hace alguna operación que generen una pérdida financiera a la entidad respecto a lo que habían calculado ganar al conceder la hipoteca.

Es decir, si tenemos esta comisión en nuestro contrato y, por ejemplo, decidimos cambiarnos de entidad o amortizar capital para acortar plazo y así pagar menos intereses al final, nuestro banco puede estar perdiendo parte de lo que había calculado ganar al darnos la hipoteca, una cantidad que, con el tipo fijo es muy fácil de calcular.

Ahora bien, si cuando nos prestaron el dinero los tipos de mercado estaban bajos y cuando hacemos la operación estos han subido, dado que el banco podrá volver a prestar el dinero a un interés mayor, no se nos podrá aplicar la comisión. Eso sí, si se da el caso contrario, esta penalización (que es acumulativa) nos puede suponer un gran desembolso, ya que no está regulada por ley y, actualmente, las hipotecas fijas que la incluyen (el 35,71 % del total) la fijan entre el 0,75 % y el 4 % del capital amortizado o subrogado.

Sigue siendo un buen momento para firmar una hipoteca fija

La guerra de precios en los tipos fijos que se inició en 2016, como consecuencia de la pérdida de rentabilidad de las hipotecas variables por la caída del euríbor, hizo que 2017 fuera un gran año para aquellos que querían apostar por la tranquilidad de una cuota fija.

Sin embargo, según los expertos, los precios bajos de las hipotecas iban a ver su fin en los primeros meses de 2018 y, lo cierto, es que los primeros movimientos de la banca al inicio del año así lo indicaban, puesto que subieron los tipos de algunos préstamos hipotecarios.

Pese a esto, desde HelpMyCash.com señalan que, por ahora, sigue siendo un buen momento para firmar una hipoteca fija, ya que actualmente es posible contratar productos con un interés que no depende de factores externos a tipos por debajo del 2 % para plazos cortos o por debajo del 3 % para quienes necesiten más tiempo para devolver el dinero prestado.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *