Comisión Europea y Puertas Giratorias. Un problema que continúa

Sin título

Uno de cada tres comisarios salientes (9 de 26) de la UE, que dejaron el cargo en 2014 han pasado a puestos en empresas u otras organizaciones con vinculación con grandes empresas (prácticas de puertas giratorias o revolving doors), lo que hace temer según el Observatorio Corporativo Europeo, una malsana y estrecha relación entre el ejecutivo de la UE  y los intereses privados.

Según el informe “The revolving doors spin again – Barroso II commissioners join the corporate sector”   en al menos cuatro casos, no se debería haber otorgado autorización a los ex Comisarios europeos, debido al alto riesgo de posibles conflictos de intereses: son los casos de la ex comisaria (y ahora MEP), Viviane Reding que ocupa un asiento en los consejos de administración de la empresa minera Nyrstar 1, Agfa Gevaert, y la Fundación Bertelsmann (que tiene fuertes lazos con el gigante de medios de comunicación del mismo nombre), y Siim Kallas que asesora a la compañía Nortal.

Otros miembros de la segunda Comisión de Barroso, que abordaron las consecuencias de la crisis financiera, han pasado al sector financiero: Neelie Kroes están en la nómina del Bank of America Merrill Lynch y Kerel de Gucht en el de CVC, una importante firma de gestión de capital privado y patrimonios. El ex comisario de Comercio de Gucht, que inició las negociaciones comerciales TTIP UE-Estados Unidos, también se ha unido a la compañía de telecomunicaciones Belgacom (ahora llamada Proximus).

En 2011 Corporate Europe Observatory, LobbyControl, y otros a través de la Alianza para el Cabildeo, Transparencia y la Regulación Ética (ALTER-EU) exigió mejores normas para hacer frente a las puertas giratorias tras una serie de escándalos que involucraron a anterior miembros de la Comisión. La Comisión reformó sus normas, pero estos problemas de conflictos de intereses continúan y con ello, el riesgo de captura regulatoria en el proceso de decisiones comunitario que afecta a 500 millones de ciudadanos.

En la primera Comisión Barroso (2004-2010) cinco de los trece comisarios, también acabaron en Consejos de Adminstración de entidades que manejaban directa o indirectamente las secuelas de la crisis financiera: así pasaron a formar parte de los consejos de administración de Munich Re, BNP Paribas, o la empresa Credimo. Charlie McCreevy, que había sido el Comisionado para el Mercado Interior se unió a la unidad dde derivados de la empresa de inversiones de BNY Mellon, el consejo de Ryanair, y al consejo de Sentenial que ofrece la tecnología de pago a los bancos. 0 Günter Verheugen, el ex Comisario de Empresa e Industria, pasó al Banco Real de Escocia (RBS).

Como resultado de la movilización y la campaña de firmas promovida por ALTER-EU, se reformaron las normas de conflictos de intereses del Código de Conducta de los Comisarios, pero las modificaciones fueron muy leves y a día de hoy, todavía ineficaces.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *