Cómo deshacerte del IRPH sin esperar a la sentencia de Europa

El informe de la Comisión Europea en el que propone al Tribunal de Justicia de la Unión Europea declarar la aplicación del IRPH como abusiva en caso de que no haya habido transparencia ha caído como un jarro de agua fría en la banca. Y es que, si finalmente el tribunal europeo falla en este sentido, es probable que se viva una nueva oleada de demandas como ya pasó con las cláusulas suelo, ya que este índice afectó a cientos de miles de hipotecas. Sin embargo, la sentencia aún no se ha producido, por lo que desde el comparador financiero HelpMyCash.com nos proponen alternativas para desligarnos del IRPH y empezar a pagar menos.

Llega a un acuerdo con tu banco para cambiar el contrato

Hacer una novación para cambiar de índice de referencia y ligar tu hipoteca al euríbor puede ser la vía más fácil para huir del IRPH. Sin embargo, cabe recordar que el banco no está obligado a aceptar los cambios en el contrato y que, si lo hace, se abre la puerta a cambiar cualquier otra condición.

Además de la más sencilla, esta vía también es la más barata, puesto que nos evitaremos tener que pagar una nueva tasación y también el impuesto de actos jurídicos documentados (a menos que en la novación también ampliemos el capital del préstamo hipotecario). Sin embargo, sí deberemos pagar los gastos de notaría, gestoría y registro, además de la comisión por novación, si nuestro contrato la incluye.

Además, hay que tener cuidado y evitar firmar documentos en los que renunciemos a reclamar el dinero pagado de más en el pasado, puesto que en algunos casos de cláusulas suelo el juez ha dado por buenos dichos acuerdos y ha limitado la posibilidad del hipotecado de recuperar el desembolso extra que le supuso firmar con este índice de referencia.

Si el banco no quiere negociar… cambia de entidad

Otra alternativa para deshacerte del IRPH en caso de que tu banco no quiera negociar es cambiar la hipoteca de banco, una operación que se conoce como subrogación de acreedor. Esta opción es más cara que la de la novación, puesto que, además de asumir los mismos gastos que en la novación, la nueva entidad debe tasar la vivienda para saber cuánto vale y valorar si está dispuesta a quedarse con la deuda. Además, también es posible que tengamos comisión por subrogación.

Para realizar esta operación, lo primero que debemos hacer es buscar una oferta en otro banco. En este punto, desde HelpMyCash.com recomiendan que se pregunte en varias entidades para comparar entre las diferentes ofertas que puedan hacernos. Una vez consigamos que un banco nos haga una oferta que nos interese, deberemos aceptarla formalmente.

En este momento, el banco que hayamos escogido se pondrá en contacto con nuestra entidad que tendrá 15 días para igualar o mejorar la oferta. Si lo hace, no podremos cambiar la hipoteca de banco y deberemos hacer una novación para adaptar el contrato a las nuevas condiciones. Si no lo hace, tendremos vía libre para irnos con la otra entidad y disfrutar de las nuevas cláusulas de nuestra hipoteca.

Si no conseguimos que algún banco nos haga una buena oferta de subrogación, siempre podemos plantearnos pedir una hipoteca totalmente nueva y, con el dinero, cancelar la anterior. Sin embargo, desde HelpMyCash.com recuerdan que esta operación conlleva unos gastos mucho mayores, por lo que recomiendan explorar antes la vía de la novación y de la subrogación.

¿Puedo acudir a los tribunales a hacer valer mis derechos?

La vía legal siempre es una opción cuando creemos que nuestros derechos han sido vulnerados. Sin embargo, en este caso, y dado que la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea está a punto de salir, desde el comparador financiero recomiendan esperar.

Y es que cabe recordar que muchos jueces han suspendido varios casos de IRPH a la espera del fallo del alto tribunal europeo, por lo que es probable que no consigamos una sentencia antes y, de conseguirla, que sea en un sentido diferente al que marque Europa y no podamos reclamar después al considerarse cosa juzgada.

Por otra parte, es importante destacar que si desligamos nuestra hipoteca del IRPH por otras vías que no sea la legal, no solo dejaremos de pagar ya una cuota notablemente más alta (el IRPH está a 1,932% mientras que el euríbor cerró agosto a -0,169%), sino que eso no implica que en un futuro no podamos reclamar por aquello que pagamos de más y recuperar nuestro dinero si finalmente el IRPH se considera abusivo.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *