Consejos para evitar los filtros de correo no deseado en el correo electrónico

globe-107393_640

Según la empresa de software de generación de clientes potenciales LeadPages, cada día se envían 14.500 millones de mensajes de correo no deseado, prácticamente la mitad de todas las comunicaciones mundiales por correo electrónico.

Afortunadamente, gracias a los filtros de correo no deseado integrados en nuestros sistemas de correo web y de correo electrónico, la mayoría de estos correos ya ni los vemos. De lo contrario, la navegación por nuestro correo electrónico diario sería un auténtico calvario.

Lo que sí vemos, en cambio, son los correos electrónicos promocionales que nos envían empresas a las que nos hemos suscrito (o no). Según el informe de LeadPages, la mayoría de mensajes considerados correo no deseado provienen de fuentes de marketing legítimas.

Así pues, aunque el cliente nos proporcione su dirección electrónica directamente, puede que acabe considerando que nuestros mensajes son molestos y los marque como correo no deseado… Y esto suponiendo que los mensajes hayan conseguido pasar los filtros de correo no deseado.

Entonces, ¿cómo garantizamos que los posibles clientes ven nuestros boletines y ofertas especiales?

Para empezar (y no nos cansaremos de repetirlo)…

Obtener el permiso del propietario de la dirección electrónica

El envío de correo electrónico sin permiso no necesariamente significa que termine en la carpeta de correo no deseado, pero presenta un problema mucho más importante: la responsabilidad.

La legislación para prevenir el correo electrónico no deseado varía según el país: algunos países son más estrictos acerca del contenido del correo electrónico de marketing que otros. Sin embargo, cada vez hay más leyes que responsabilizan al emisor del envío de correo electrónico a personas y a empresas sin su consentimiento explícito.

Por ejemplo, la legislación para evitar el correo no deseado de 2014 de Canadá te hace responsable de enviar un mensaje de marketing sin permiso a un destinatario residente en Canadá, con multas que alcanzan los 10 millones de dólares.

Así que lo primero en lo que deberíamos pensar es la fuente de la que procede la dirección electrónica. Una vez esté clara, podemos pasar al contenido que se envía.

Evitar palabras desencadenantes de correo no deseado

Según Destiny Malone de Mannix Marketing, un conjunto de palabras habituales que aparecen en mensajes de correo no deseado puede ser la razón principal por la que tus correos electrónicos terminen en la carpeta de correo no deseado, aunque lo que ofrezcas sea legítimo.

Además de algunas de obvias como “sexo” (que probablemente tampoco aparecería en tu campaña), hay muchas otras palabras muy utilizadas en la lista, que incluyen “gratis”, “felicidades”, “dinero”, “garantía”, “devolución” y “mejor precio”.

Recomendamos que busques algunas alternativas menos utilizadas para muchas de ellas (como “de muestra” en vez de “gratis”) para que disminuyan las posibilidades de que el correo termine como no deseado.

Cuidar el asunto del mensaje

El asunto tiene que ser claro y conciso, sin lugar a dudas. El uso de mayúsculas probablemente no llamará la atención del destinatario (al menos no de una forma positiva), así que no lo recomendamos, sobretodo porque puede impedir que el correo electrónico pase los filtros de correo no deseado.

Si conoces el nombre del destinatario, no olvides incluirlo en el asunto para que sea más personal.

Incluir un enlace “Darse de baja”

Este es importante.

El hecho de no incluir un enlace para “Darse de baja” que se vea bien en el correo electrónico, no sólo hace que los filtros de correo no deseado lo consideren sospechoso, sino que puede implicar responsabilidades legales, según la legislación del destinatario. Por ejemplo, la US CAN-SPAM Act requiere de forma explícita que el emisor incluya una forma de darse de baja para no recibir más correspondencia en todos los correos electrónicos de marketing.

Asegurarse de que el correo electrónico esté bien codificado

No todos nos movemos bien en entornos de HTML, así que si codificas el boletín tú mismo puedes provocar errores accidentales o deliberados.

Texto oculto, muchas imágenes (o una única grande), vínculos incompletos, códigos “no deseados” de software HTML como FrontPage y el uso de JavaScript pueden provocar problemas con los filtros de correo no deseado.

Simplemente no puedes conocer todas las razones por las que el mensaje no llega al destinatario, sobre todo si no tienes experiencia de primera mano en el marketing por correo electrónico.

Por eso te recomendamos que utilices MoonMail para todas tus necesidades de marketing por correo electrónico en vez de hacerlo todo manualmente.

MoonMail siempre te avisará si el mensaje tiene muchas posibilidades de ser considerado correo no deseado, así que puedes estar seguro de que los correos electrónicos llegarán donde tienen que llegar, garantizando un rendimiento excelente de tus campañas de marketing por correo electrónico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *