Depósitos estructurados: ¿son una verdadera alternativa a los plazos fijos?

depositos-bancarios

Los depósitos estructurados han cogido fuerza en el panorama de la inversión, debido a que los plazos fijos ofrecen rentabilidades mínimas. Pero ¿a cambio de qué? A cambio de exponerse a un mayor riesgo en cuanto a la rentabilidad, explican desde el comparador de depósitos HelpMyCash.com.

¿Tienen trampa los depósitos estructurados?

Los bancos quieren atraer a nuevos clientes con depósitos estructurados con rentabilidades que, en ocasiones, superan a las de los plazos fijos. Para entender por qué los bancos se pueden permitir ofrecer estas rentabilidades para los depósitos estructurados y no para los plazos fijos deberíamos saber cómo funcionan estos productos.

Aunque cada depósito tendrá su funcionamiento particular, todos se rigen por unas reglas generales: la rentabilidad depende de la evolución de los activos subyacentes a los que está referenciado. Si estos activos evolucionan positivamente durante un tiempo establecido, obtendríamos altos beneficios. En cambio, si la evolución es desfavorable, la rentabilidad final es mucho más baja, llegando en ocasiones al 0 %.

He aquí la principal diferencia entre los plazos fijos y los depósitos estructurados: con los primeros tendremos asegurada una rentabilidad que, aunque puede ser menor, la recibiremos con certeza en nuestra cuenta. En cambio, la rentabilidad con la que nos pueden vender un depósito estructurado suele ser mucho más atractiva, aunque a la práctica, no está asegurado conseguirla.

3 preguntas que debemos hacernos antes de contratar un depósito estructurado

Si estamos pensando en contratar un depósito estructurado, deberíamos tener muy claro antes de ello a qué nos comprometemos exactamente y, además, entender el funcionamiento del producto. Para ello, deberíamos preguntarnos lo siguiente:

  • ¿Cuál será la rentabilidad máxima y mínima? Como hemos explicado, al contratar un depósito estructurado, la máxima rentabilidad, que seguramente será con la que se habrá anunciado el producto, no es siempre la que conseguiremos. Es importante conocer también el mínimo que podríamos ganar, así como las probabilidades de que logremos el objetivo. Para ello, deberíamos conocer la tendencia de los activos subyacentes a los que está referenciado el depósito.
  • ¿Está garantizada la inversión? Otra de las cuestiones que deberíamos analizar antes es si la inversión está garantizada. En la mayoría de los estructurados sí se suele garantizar el capital al vencimiento del depósito, es decir, una vez finalizado el plazo, recuperaríamos, como mínimo, el capital invertido.
  • ¿Tiene cancelación anticipada? Por norma general, los depósitos estructurados no permiten la cancelación anticipada. Por tanto, no podríamos disponer del dinero hasta el vencimiento. Sin embargo, los pocos que sí la permiten, no siempre garantizan el capital en estos casos, por lo que se podría perder dinero si se optara por cancelar antes de tiempo el depósito.

En resumen, los depósitos estructurados son una alternativa a los plazos fijos si se está dispuesto a asumir un mayor nivel de riesgo. Si nuestra idea es rentabilizar los ahorros, pero de forma segura, sería más aconsejable invertir en plazos fijos. Para combatir las bajas rentabilidades de los depósitos a plazo fijo, que los últimos datos del Banco de España sitúan al 0,19 % de media, podemos aprovechar las ofertas de bienvenida de muchas entidades que, para captar nuevos clientes, pueden llegar a ofrecer hasta un 2,50 % TAE o los depósitos de entidades extranjeras que siguen luchando por hacerse un hueco en el panorama español y con los que podríamos lograr hasta un 2,10 % TAE.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *