El desconocido ‘scoring’ que hace que pagues más por tu préstamo que tu vecino

El hecho de que tu vecino tenga una hipoteca diferente a la tuya parece lógico. Al fin y al cabo, seguramente la habrá solicitado en un banco distinto y probablemente por un plazo y un importe diferente. Pero ¿y si tu compañero de rellano hubiese pedido un crédito idéntico al tuyo en la misma entidad? La lógica nos invita a pensar que en ese caso el precio sería, al menos, similar al nuestro. La sorpresa llega cuando nos enteramos de que el propietario de al lado paga 100 o 150 euros al mes menos que nosotros. Con los préstamos y con las hipotecas ocurre lo mismo que con los billetes de avión. Lo único seguro es que todos los que viajan en el aparato han comprado su billete, pero nadie sabe cuánto ha pagado por su boleto el del asiento de al lado.

Mientras que nuestra hipoteca puede tener un interés de euríbor más dos por ciento, la de nuestro vecino puede ser de euríbor más uno por ciento, incluso habiéndola contratado en el mismo banco y por el mismo importe. Detrás de estos desajustes está el credit score, una calificación que muchos no conocen, pero que condiciona el precio de la financiación.

Pero ¿qué es exactamente el puntaje de crédito? Pues se trata, ni más ni menos, de una puntuación que refleja las posibilidades que tiene un consumidor de reembolsar un crédito. Cuanto más alta sea la puntuación, menos riesgo asumirá el prestamista y mejores ofertas recibirá el prestatario, mientras que cuanto menor sea el puntaje, mayores serán las posibilidades de impago y más cara será la financiación, afirman desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com. Se trata, en cierta medida, de otorgar las mejores condiciones a los que tengan una puntuación más alta y castigar con tipos de interés más altos a los que no tengan un buen historial.

BBVA lo explica así: “Lo que subyace es un estudio de la probabilidad de que una operación de un importe X, para ese cliente, finalidad, y plazo, acabe dando problemas, acabe entrando en mora. Si esa probabilidad es inferior al límite que designe el banco, la operación será viable, y se le dará luz verde”.

Cuantos más puntos, mejores créditos

La multinacional Experian, una de las tres grandes compañías de reportes crediticios del mundo, otorga una puntuación de entre 0 y 999 a los individuos. Un score crediticio de entre 961 y 999 nos debería permitir conseguir las mejores tarjetas de crédito, préstamos e hipotecas. Una puntuación de entre 881 y 960, que según Experian es “buena”, nos ayudará a firmar préstamos con buenas condiciones, aunque, advierte la compañía, “las mejores ofertas podrían rechazarnos”. Por su parte, una puntuación de ente 821 y 880 nos permitiría conseguir tipos de interés aceptables, pero nuestro límite de crédito seguramente no será muy alto.

Hasta aquí, el escenario es positivo. Pero si nuestro score tiene entre 561 y 720 puntos, la cosa cambia. Según Experian, las compañías de financiación pueden aceptar nuestra solicitud para firmar tarjetas, préstamos e hipotecas, pero los tipos de interés ofertados serán más altos, es decir, los productos serán más caros. En el peor de los casos, si nuestro score es “muy pobre”, es decir, de menos 560 puntos, lo más probable es que las compañías de financiación nos cierren las puertas.

El Fico Score, que “permite a los prestamistas tomar decisiones sobre riesgo de crédito precisas, fiables y rápidas a lo largo del ciclo de la vida del cliente”, es muy conocido en Estados Unidos y es que 90 de las principales 100 instituciones crediticias del país lo usan, con ejemplos como Fannie Mae y Freddie Mac, que se hicieron mundialmente conocidas tras la crisis, o las agencias de rating S&P y Fitch. Cada día la compañía vende 27,4 millones de puntuaciones y “el 90 % de todas las decisiones de préstamo que se toman en EE. UU. confían en Fico Score”.

La puntuación Fico es ligeramente diferente a la de Experian y oscila, generalmente, entre el 300 y el 850. Por debajo de 580, el score es pobre, entre 580  y 669, es justo, entre 670 y 739, bueno, entre 740 y 799, muy bueno y de más de 800, excepcional.

¿Qué variables entran en juego?

El cálculo de esta puntuación varía en cada banco, compañía de capital privado o empresa de tarjetas, aunque por lo general todos ellos tienen en cuenta las mismas variables para valorar la fiabilidad de un futuro cliente, señalan los expertos de HelpMyCash. A saber, los ingresos habituales que recibe el prestatario, la relación entre estos y el importe solicitado (difícilmente un banco prestará una cantidad superior al 35 % del total de los ingresos mensuales) y el historial crediticio, es decir, el resto de las deudas contraídas y la posible inclusión en un fichero de morosos.

Si el solicitante es cliente de la entidad, esta revisará también su extracto bancario para comprobar si es puntual con el pago de los recibos o para conocer sus gastos fijos. Abonar a tiempo los recibos del gas o de la electricidad puede ser tan importante como pagar a tiempo las letras de una hipoteca a la hora de solicitar financiación.

En algunas entidades, los resultados del algoritmo que calcula el score de un particular son meramente informativos y ayudan al departamento de riesgo a tomar la decisión final, mientras que en otras compañías, sobre todo en las empresas fintech, el algoritmo es quien toma la decisión final.

Aunque de momento el score crediticio se basa en argumentos económicos, las redes sociales ya empiezan a asomar como un nuevo factor para determinar la concesión de créditos. En China el asunto ha ido más allá y el Gobierno ha lanzado un sistema de puntuación ciudadana que valora variables como los antecedentes penales, el retraso en el abono de los recibos o, incluso, las sanciones por fumar en lugares prohibidos. De momento, los que tengan una puntuación baja tendrán vetado el acceso durante un año a aviones y trenes de alta velocidad, aunque en un futuro podrían tener problemas también para acceder a créditos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *