El Fondo de Garantía de Depósitos, desconocido para un tercio de los españoles

El salvavidas de los ahorradores, que aparece nombrado en los medios cada vez que se pone en duda la solvencia de una entidad, parece que no ha recibido aún suficiente publicidad. Este mecanismo garantiza a los ahorradores que, en el caso de una hipotética resolución bancaria, recuperarían el saldo depositado en cuentas a la vista y depósitos a plazo hasta un máximo de 100.000 euros en cada entidad.

Pero parece que no todos los españoles son conscientes de esta regla. Un 28 % desconoce la cifra que cubre el FGD español, que se elevó de 20.000 a 100.000 euros en 2008. Una encuesta elaborada este año por el comparador de depósitos bancarios HelpMycash.com reveló que solo el 71,9 % de los encuestados conocía el límite del FGD patrio, mientras que un 23,8 % creía que el máximo estaba fijado en 50.000 euros y menos de un 5 % de los encuestados eran demasiado optimistas y consideraban que el límite estaba establecido en 500.000.

El último gran show del FGD español fue en 2015, cuando Banco Madrid fue intervenido por el regulador español. Entonces, se tuvo que hacer cargo de reembolsar a los clientes de la entidad sus ahorros. La caída del banco madrileño le ha costado ya al fondo casi 123 millones de euros, según los estados financieros del organismo, y, al parecer, aún no está todo pagado, aunque la cantidad restante es residual. Para compensar el gasto, Banco Madrid inyectó en el fondo unos 60 millones de euros.

El FGD dio la bienvenida al 2017 con un saldo de 1.597 millones de euros, listos para hacer frente a futuras resoluciones y salvaguardar las cuentas de los ahorradores, casi 600 millones más que al cierre de 2015.

¿Qué bancos están adheridos al fondo?

Todos los plazos fijos y las cuentas a la vista de los bancos españoles están protegidas por este organismo. De hecho, la adhesión “es obligatoria para todas las entidades de crédito españolas”, remarca el organismo en su web. En cuanto a las sucursales españolas de bancos cuya matriz está en otra parte de la eurozona, en muchos casos el fondo de garantía de referencia es el del país de origen que, no obstante, tiene las mismas coberturas que el nuestro. Es el caso, por ejemplo, de ING cuya sucursal en España está supervisada por el Banco de España, pero sus productos de ahorro están asegurados por el FGD neerlandés. La sucursal española de Banca Farmafactoring está adherida al FGD italiano y los que invierten en Novo Banco, por poner un tercer ejemplo, están cubiertos por el FGD portugués.

Si en algún momento necesitamos que el FGD nacional nos socorra, tendremos que esperar menos de un mes para recuperar nuestro dinero. El objetivo es reducir el plazo de pago a siete días hábiles, pero esto no ocurrirá hasta enero de 2024. De momento, los plazos serán de 20 días hábiles hasta el 31 de diciembre de 2018, 15 días entre la fecha anterior y el 31 de diciembre de 2020 y diez días hasta el 31 de diciembre de 2023. En cualquier caso, según especifica la Disposición Transitoria Sexta del Real Decreto 2606/1996, “hasta el 31 de diciembre de 2023, cuando el Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito no pueda restituir el importe reembolsable en un plazo de siete días hábiles, pagará a los depositantes, en un plazo máximo de cinco días hábiles tras su solicitud, un importe adecuado de sus depósitos garantizados con el fin de cubrir su sustento”.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *