El futuro será Multi-Cloud

La capacidad para seguir el ritmo del cambio tecnológico y la evolución de la demanda de los consumidores empujará a muchas empresas a un punto de inflexión en los próximos cinco años. En este escenario, los nuevos entornos multi-cloud representan una gran oportunidad para innovar y mantenerse a la vanguardia de cada sector. Sin embargo, también son un desafío estratégico importante.

La tecnología multi-cloud no solo supone un cambio de juego, también es el principal camino hacia la transformación digital. La adopción de una estrategia basada en múltiples nubes servirá para sentar las bases de una innovación sin precedentes, al alinear la labor de los arquitectos cloud con la de los equipos DevOps, NetOps y SecOps, y promoviendo nuevos servicios que las infraestructuras tradicionales no son capaces de ofrecer.

Aunque aún hoy existen desafíos relacionados con el coste, las capacidades de los profesionales, las restricciones legales y las configuraciones de infraestructura heredadas, las perspectivas para la adopción de modelos multi-cloud son propicias. Las tecnologías como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático serán fundamentales para impulsar niveles más altos de automatización, dejando atrás los obstáculos que impiden aprovechar todo el potencial de la computación en nube en todas sus formas y configuraciones.

Agilidad, eficiencia y ahorro de costes sin precedentes

El progreso tecnológico continúa imparable y aprender a moverse en la nube ya se está convirtiendo en una obligación para todo tipo de organizaciones. La complejidad y el coste aparecen como los grandes impedimentos a la hora de optar por un entorno de múltiples nubes, sin embargo, esto está cambiando rápidamente. Las oportunidades de crecimiento y de excelencia en el servicio que ofrecen los entornos multi-cloud harán que en un plazo no mayor de cinco años las actuales preocupaciones sean historia. Eso sí, los beneficios, tanto económicos como en innovación, que traen consigo los procesos de transformación solo se producirán si se suceden con una fluidez y seguridad ininterrumpidas.

Superando la brecha del talento

Vivimos en un mundo de múltiples nubes, basado en las aplicaciones y preocupado por la seguridad. Todo ello hace que se incremente la demanda de profesionales capaces de dominar las tecnologías más avanzadas y de proporcionar valor estratégico a las organizaciones a través de ellas. Se ha hablado mucho últimamente sobre la escasez de talento, pero es hora de abandonar el mito de que este problema no tiene solución. Hay que impulsar el potencial caleidoscópico de los profesionales más jóvenes y lograr que las nuevas tendencias tecnológicas generen oportunidades de carrera atractivas y liberen a las fuerzas de trabajo existentes para destinarlas a labores más estratégicas y gratificantes.

Asegurar el futuro y generar confianza

Los hackers han sido capaces de dejar de actuar como unos aficionados románticos para convertirse en representantes de una nueva actividad económica que puede llegar a tener más recursos que los destinados a la innovación empresarial. El radio de acción de la ciberdelincuencia es también cada vez mayor. La capacidad de desarrollar e implementar rápidamente aplicaciones y servicios escalables en cualquier lugar y en cualquier plataforma es vital para satisfacer la demanda de los clientes y seguir siendo competitivos. Por ello, la implementación de un ecosistema sólido que integre soluciones de seguridad y cloud ayudará a crear servicios de TI de extremo a extremo que proporcionen un mayor contexto, control y visibilidad sobre el panorama de amenazas, además de la confianza necesaria para eliminar al máximo la complejidad.

Cumplir con la legislación

El Reglamento General de Protección de Datos de la UE (GDPR) es la legislación más completa y de mayor alcance de su clase, sin embargo, no es suficiente. En un plazo de cinco años será necesario disponer de un estándar global para la protección de datos. Regular un mundo de múltiples nubes digitales sin fronteras es uno de los mayores desafíos al que se enfrentan los gobiernos de todo el mundo. Necesitamos encontrar fórmulas de colaboración que funcionen con agilidad. Mientras tanto, las empresas deben cumplir con la legislación existente, que se hace cada vez más compleja por la creciente influencia de la computación en la nube.

Una única nube no es suficiente

En un futuro próximo, las empresas y organismos públicos van a tener que afrontar grandes desafíos, que tienen que ver con nuevas amenazas de seguridad, escasez de talento o infraestructuras de TI deficientes, algo que puede frenar su acceso a la innovación. La automatización, la orquestación y la optimización son ahora el nuevo mantra y los entornos multi-cloud surgen como respuesta a todo ello. Tal es así, que en poco tiempo, contar con conocimientos suficientes sobre el funcionamiento de los entornos multi-cloud será un requisito para el cumplimiento con la legislación, la seguridad de la corporación, el servicio al cliente y la supervivencia en el mercado. Esta va a ser, sin duda, una de las claves que marcará el futuro.

 

Vincent Lavergne, vicepresidente regional de Ingeniería de Sistemas en F5 Networks

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *