El tripulante no deseado de las hipotecas tiene nombre y apellido: el seguro PUF

En la mayoría de los casos, cuando se solicita una hipoteca, el banco ofrece un tipo de interés bonificado a cambio de firmar uno o más seguros. Dependiendo de la aseguradora, la póliza hay que pagarla de golpe (prima única), pero cuando esto ocurre es frecuente que desde la entidad se ofrezca financiar ese precio para poder abonarlo conjuntamente con las cuotas del préstamo. Sin embargo, desde el comparador financiero HelpMyCash.com alertan que esta opción no es la más conveniente, pues sale más cara a la larga.

La comodidad siempre sale cara

Los seguros que se pueden pagar junto con las cuotas de la hipoteca se denominan de prima única financiada (PUF). En estos casos, el coste de la póliza se incorpora al principal del préstamo y se abona junto con las mensualidades, por lo que el cliente evita tener que pagarlo todo de golpe. Sin embargo, al incrementarse el capital, los intereses del crédito se devengan sobre un mayor importe, por lo que al final sale más caro.

Veámoslo con un ejemplo práctico. Imaginemos que queremos firmar una hipoteca de 100.000 euros a 20 años con un interés fijo del 2,5 % y el banco se ofrece a financiar el precio del seguro de vida, cuyo coste sería de 250 euros al año. Si optáramos por firmar ese seguro con una prima única financiada, pagaríamos un total de 133.535,51 euros al finalizar el plazo del préstamo. En cambio, si decidiéramos abonarlo en cuotas anuales, la cantidad total a abonar se reduciría hasta los 132.177,01 euros, pues nos ahorraríamos los intereses devengados sobre la prima del seguro.

Asimismo, desde el comparador también aconsejan evitar los seguros de prima única, es decir, aquellos que hay que pagar de golpe justo en el momento de formalizar la hipoteca. Cuando se escritura el préstamo, hay que desembolsar una suma de dinero importante (la posible comisión de apertura, el 20 % no financiado por el banco y los gastos de compraventa y de constitución), así que es mejor no sumar a esta cantidad el precio íntegro de la póliza.

El seguro de desempleo, el más caro

Normalmente, tanto los seguros de vida como los de hogar son de prima anual, pero muchos seguros de protección de pagos son de prima única. Además, estos últimos son más caros, puesto que están diseñados para cubrir el abono de las mensualidades en el caso de que el titular de la hipoteca se quede en paro o temporalmente incapacitado. Por ello, siempre que sea posible, lo mejor es evitarlos.

Afortunadamente, muy pocos bancos exigen la contratación de un seguro de desempleo para poder acceder a sus hipotecas. No obstante, es más difícil encontrar una entidad que no nos pida firmar, como mínimo, estos dos seguros: el de hogar y el de vida. En principio, estos se pueden contratar a través de cualquier aseguradora, pero si se firman con la mediación del banco, el interés aplicado es más bajo.

Aun así, hay unas pocas entidades con las que no es obligatorio contratar estos dos seguros para poder conseguir la máxima bonificación. Bankia o Hipotecas.com, por ejemplo, permiten que el cliente elija con qué aseguradora quiere suscribir el seguro de hogar, mientras que Banco Mediolanum solo exige firmar su seguro de vida (el obligatorio de daños puede contratarse con cualquier compañía).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *