Epson, SEAQUAL y LCI Barcelona presentan el proyecto de economía circular B·SEArcular

El aumento de los residuos plásticos es una de las amenazas más importantes para los ecosistemas en todo el mundo. El consumo desorbitado de este material, que en 2017 alcanzó una demanda de 40 millones de toneladas, y la mala gestión de su reciclaje y recogida, han provocado que cada año lleguen a mares y océanos más de 8 millones de toneladas, unos 200 kilos cada segundo, según Greenpeace. Más concretamente, en el Mar Mediterráneo el plástico representa hasta un 60% de los residuos marinos, con una densidad de 8.000 artículos por kilómetro cuadrado, tal y como recoge el Mediterranean Plastic Report, también de Greenpeace.

 

Si bien un primer paso para solucionar este problema es la reducción de la fabricación y el uso de plásticos en el día a día, es necesario pensar también qué hacer con los residuos ya existentes que han acabado contaminando mares y océanos. En esta línea surge B·SEArcular (#BSEArcular, un proyecto único fruto de la alianza entre SEAQUAL, LCI Barcelona y Epson, que responde a la necesidad de demostrar que la economía circular es posible mediante la unión de distintos agentes con un objetivo común. Así, la acción nace de un modelo sostenible que consiste en reutilizar plásticos que fondean el Mar Mediterráneo para fabricar telas que más adelante se transformarán en diseños de moda dentro del entorno universitario.

El círculo arranca con la recogida de materiales contaminantes de la costa de Barcelona por parte de la cofradía de pescadores de la ciudad, junto con la posterior selección de aquellos plásticos que se podrán reutilizar y el reciclaje del resto. SEAQUAL es la compañía encargada de reintroducir el plástico en el mercado, transformándolo en hilo fino de poliéster en su fábrica de Antex (Gerona), asegurando su trazabilidad. Michel Chtepa, SEAQUAL managing director, asegura que “la iniciativa SEAQUAL se puede aplicar a todas las industrias. En el proyecto de B·SEArcular aportamos nuestro innovador proceso de transformación y fabricación, dando valor a los residuos marinos, transformándolos en materia prima para proporcionar soluciones sostenibles a las empresas y a la sociedad. Nuestro Upcycled Marine Plastic es un ingrediente que el consumidor puede reconocer al comprar moda”.

Una vez elaborado los tejidos se inicia la parte creativa del proyecto, de la mano de LCI Barcelona y Epson Ibérica. En esta fase, María Odriozola, Gibet Pons, María Molina y Maitena Vega, cuatro estudiantes seleccionadas de la prestigiosa escuela de diseño, utilizarán el tejido certificado de SEAQUAL para dar forma a sus colecciones demostrando que la moda puede ser sostenible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *