ERE de 1.200 empleados en Vodafone

Sin título
Según El Confidencial. Un año después de la adquisición de ONO por parte de Vodafone, la multinacional británica ya ha concretado cuánta gente le sobra para rentabilizar una inversión de 7.200 millones de euros. Fuentes próximas a la empresa de telecomunicaciones han asegurado que en junio se presentará unexpediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a 1.200 empleados,el 20% de la plantilla.

Antonio Coimbra, el consejero delegado de Vodafone España, aseguró en diciembre que las redundancias del nuevo grupo resultante de la fusión ascendían a entre 600 y 1.800 personas. No obstante, matizó que, al ser compañías complementarias, esperaba que se acercasen más al 10% que al 30% del total de la fuerza laboral de la operadora, que cuenta con 6.000 empleados, 3.500 bajo la nómina de Vodafone y otros 2.500 procedentes de ONO.

La cifra concreta ya está encima de la mesa para negociarla con los sindicatos en cuanto se celebren los comicios para que seleccionen a sus representantes laborales. El plan de la empresa de telecomunicaciones es presentar el plan el próximo mes de junio para consensuarlo con las organizaciones sindicales en julio. El objetivo es tenerlo cerrado para empezar su aplicación en septiembre, la cual se podría extender durante 18 meses.

Cuando Vodafone compró ONO, su equipo gestor aseguró que esperaba obtener unas sinergias de 240 millones al año a través del ahorro de costes durante cuatro ejercicios, hasta 2018. Una previsión que se basaba principalmente en el ajuste de la plantilla y en la posible venta de algunos de los edificios corporativos de la empresa adquirida. Uno de ellos, el que fue sede de Retevisión, está en desuso pese a la reforma que hizo ONO antes de aceptar la propuesta de la británica.

Fuentes oficiales de la multinacional indican que “es pronto para hablar del alcance de las posibles redundancias en Vodafone/ONO y de plazos. Todavía no tenemos nada decidido ni cerrado sobre este tema, y por lo tanto las cifras que se manejan son meras especulaciones”. Una prudencia que se explica por lo delicado de la cuestión, ya que tanto una compañía como la otra ya aplicaron sendos ERE años atrás.

En 2008, ONO hizo un recorte del 30% de la plantilla, que supuso la salida de 1.300 personas. Cuando firmó el último convenio colectivo, la empresa se comprometió a no hacer ningún despido hasta 2015. Por su parte, Vodafone, a principios de 2013, alcanzó un acuerdo con los sindicatos para reducir 900 empleos, el 20% de la fuerza laboral. En ese momento, la compañía inglesa propuso un programa de bajas voluntarias con una indemnización de 45 días de salario por año trabajado hasta el 12 de febrero de 2012 y 33 días desde dicha fecha hasta el día de extinción del contrato, con un límite de 24 mensualidades.

¿De dónde saldrán las bajas?

Según distintas fuentes, las condiciones para el nuevo ERE serán similares con la apertura de un periodo voluntario para evitar las salidas forzosas. Aunque todavía está por definir dónde se hará más hincapié en los recortes, las mismas fuentes apuntan que, de las 1.200 personas que abandonarán el nuevo grupo, unos 700 procederán de ONO y los restantes 500, de Vodafone.

Coimbra explicó en Navidad que la compañía preveía, de momento, tener separados los negocios de fijo y móvil y que las duplicidades afectarían “principalmente al back office“, es decir, a las áreas de informática, sistemas, recursos humanos y contabilidad. De los mismos departamentos prevé Orange recortar los 400 empleos que dice que le sobran tras la compra de Jazztel. Estos despidos supondrán ajustar la plantilla en cerca de un 5% de la nueva operadora.

Por otro lado el pasado mes de abril UGT dejó claro al diario Cinco Días, que no firmará ningún expediente de regulación de empleo (ERE) en Vodafone, dentro del proceso de integración de Ono. En un comunicado, el sindicato consideró que cualquier ajuste en esta dirección sería desmesurado, abusivo e injustificado, y dejó claro que se opondrá a la medida “con todas las herramientas legales a nuestro alcance”.

Asimismo, criticó que cualquier empresa utilice el volumen de su plantilla como vía hacia la rentabilidad económica y recordó que tanto Vodafone como Ono han sufrido en el pasado reciente sendos ERE.

La compañía está estudiando un proceso de ajuste que podría afectar a más de 1.000 personas. En diciembre pasado, Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone España, indicó que en este tipo de fusiones, en alusión a la compra de Ono, las redundancias pueden afectar a entre el 10% y el 30% de la plantilla, si bien precisó que esperaba que esté más cerca del 10%. La nueva compañía, una vez cerrada la integración, cuenta con cerca de 6.000 empleados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *