¿Ha mejorado la crisis la competitividad empresarial a través de la cualificación profesional?

competitividad-empleo-640x350-09052012

Es un hecho que la crisis que hemos atravesado –por hablar en pasado si bien algunos sectores aún batallan en ello– ha sido un revulsivo para la mayoría de las empresas teniendo que adaptar su capacidad organizativa y fuerza profesional a la realidad del mercado. Muchas empresas españolas han sabido correctamente desarrollar directrices apropiadas para no perder mercado y seguir evolucionando, a la vez que compitiendo, gracias a un replanteamiento en las estrategias de sus recursos humanos. Sin embargo, muchos somos los que hemos oído en distintos foros que la crisis ha provocado una bajada en términos de los niveles de cualificación profesional; como si  la demanda de profesionales bien formados y cualificados se hubiese sustituido por personal menos eficiente, pobremente formado, poco integrado en la empresa y mal remunerado. Todo ello para provocar falta de competitividad de las empresas españolas en mercados que requerían un cierto nivel de cualificación.

Los expertos del sector de RRHH difieren ampliamente.  Para ellos, en líneas generales, las empresas españolas cuentan actualmente con excelentes trabajadores con un nivel aún mayor de formación ya que esta etapa de la economía ha llevado a los profesionales a ampliar sus capacidades con nuevas líneas de formación para adaptarse aún mejor a las nuevas oportunidades que surgen. Según explica María Mosquera, Executive Manager Tecnología de Michael Page, la crisis “ha fomentado la formación, con la intención por parte de cada candidato/trabajador de tener más cualificación a fin de ganar tiempo, esperando que el temporal amainase y hubiera mayores y mejores oportunidades”. Además asegura que su finalidad estaba en ganar competitividad en el mercado, preparándose para el período de recuperación, en el que la competencia iba a ser muy dura, y la inversión en formación sería el activo para el trabajador, ya que es una forma de reciclaje y de no perder contacto con la realidad empresarial. También apunta que “el período de crisis ha disparado los ratios de manera ascendente, ya que las empresas y por tanto sus trabajadores se han acostumbrado a ser tanto o más productivos con menos recursos (por la falta de presupuesto durante este período), por tanto, una vez estando en la senda de consolidación de la recuperación, se podría decir que toda crisis tiene sus enseñanzas”.

Por su parte, Sergio Hinchado Leal, Senior Manager de Hays, resalta que “desde hace unos meses, casi desde final de 2014, hay muchas empresas que han empezado a reorganizar y reforzar sus equipos para acelerar la salida de la crisis. La situación no deja de ser paradójica en muchos casos. Así, hubo profesionales que se refugiaron en la seguridad que les ofrecía el puesto de trabajo y que ahora han empezado a buscar otras oportunidades más interesantes, tanto salarialmente como profesionalmente”. Para el directivo de Hays, muchas empresas en paralelo están evaluando la idoneidad de sus equipos para la nueva era y, en muchos casos, se va a producir un relevo. “En ambos casos se trata de contar con los equipos adecuados para abordar con éxito los nuevos desafíos de una economía y de un mercado que se parecen poco a lo que conocimos antes de la crisis”, subraya.

Un mercado más preparado y competitivo

En este punto, podemos afirmar que estamos ante un nuevo entorno que ha surgido de unos años de continua y dura adaptación. La relación directa entre la cualificación profesional de los equipos y la competitividad de las empresas es evidente; por eso, los departamentos de RH han desplegado algunas vías que incentiven a los empleados a potenciar sus cualidades y reconocer otras nuevas. A este respecto, María Mosquera cree que la creatividad que han desarrollado las empresas en este sentido es otra de las “virtudes” de la crisis. “Se ha potenciado la formación online a través de distintas plataformas de elearning, con cursos enfocados a Gestión del Tiempo (para incidir en la productividad, eficacia y eficiencia del trabajador), Técnicas de Venta, Técnicas de Negociación. Para Sergio Hinchado, no se trata tanto de la cualificación profesional, desde hace años en el mix laboral ha cobrado peso la experiencia, las capacidades y habilidades y las actitudes. “Las empresas quieren profesionales cualificados pero que tengan experiencia, que sean flexibles, que tengan capacidad de comunicación, de adaptación, de trabajo en equipo… profesionales poliédricos que puedan desempeñar eficientemente diferentes tareas”, explica el directivo de Hays.

Así pues y con todo ello, las pautas de selección han cambiado. En este mundo laboral cambiante, movido por la coyuntura económica, las nuevas tecnologías y la necesidad de adaptarse a los nuevos enfoques de los negocios,  la clave está en seleccionar al profesional adecuado para cumplir los objetivos. Pero ¿cómo acertar? Esa es la pregunta clave para los seleccionadores. Eso sí, parece haber unanimidad en que los curriculums y las entrevistas han cambiado debido a los factores anteriormente mencionados y ahora, parece que los candidatos preparan con más recelo las entrevistas. Para Michael Page, la misión del seleccionador pasa ahora por “identificar en la entrevista las etapas clave de su desarrollo profesional, sus skills técnicos y habilidades personales, combinación de potencial y experiencia, chequear su nivel de idiomas, identificar que el profesional al que estás entrevistando cumple los requerimientos solicitados en la oferta en cuanto al puesto y tipología de empresa en la que se integraría”. Y lo que es aún más, recalar sobre el perfil personal, pues es fundamental para conocer sus áreas de mejora, e incluso poder orientar a sus nuevos jefes en su actuación futura con el candidato.

Desde luego que el objetivo es ser proactivo y adelantarse a las necesidades de la empresa a la vez que acompañar a los candidatos en la definición de su carrera profesional. Esa es la visión de Hays. Según Hinchado la clave está en identificar las desviaciones con lo que dice el CV, verificar la cualificación y experiencia y evaluar las cualidades y habilidades menos objetivables como el compromiso, la flexibilidad, la capacidad de sufrimiento, la capacidad de liderazgo, de comunicación, etc. Así pues, los tiempos han cambiado, las habilidades para seleccionar se han adecuado al nuevo entorno laboral y los profesionales parecen estar más formados para ser más competitivos. Muchas veces oímos comentarios y opiniones que no se pueden generalizar pues solamente están circunscritas a determinadas situaciones. Los especialistas lo dicen: los profesionales ahora están mejor preparados que antes de la crisis.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *