La banca online española cumple la mayoría de edad

La banca digital cumple en 2018 su mayoría de edad. El camino que han seguido para conseguir la banca online que conocemos hoy en día ha sido largo. En sus inicios, algunos escépticos tacharon de pérdida de tiempo el invertir en este sector, pero lo cierto es que el cambio de costumbres de la sociedad y los avances tecnológicos lo han modificado por completo. Ahora, tenemos una banca online potente e imprescindible.

Pero no todo ha sido un camino de rosas. Durante el trayecto hacia la transición digital hemos dejado atrás a muchos bancos que no han sabido adaptarse del todo. Y es que en 18 años ha dado tiempo a que muchas marcas pusieran en marcha su proyecto, pero fracasaran. También para que apareciesen nuevas en el mercado y otras se reinventasen. De la mano del comparador HelpMycash.com, repasamos cómo ha ido cambiando la banca online española estos últimos años.

El triunfo de algunos bancos online

Uno de los primeros bancos online que apareció en España fue ING, una entidad con origen neerlandés. Este banco, especializado en un modelo de banco directo, ha sido desde su nacimiento un ejemplo de triunfo de la banca online. Su negocio innovador, centrándose en el ahorro y en la política de cero comisiones, le permite presumir de más de 35 millones de clientes en todo el mundo, según los últimos datos de 2016.

Pero el más antiguo de todos es Openbank. Esta filial del Banco Santander nació en 1995 como un banco telefónico. Sin embargo, poco a poco fueron modificando su modelo hasta centrarse en uno puramente online. Esta entidad online fue ampliando su catálogo de productos y, a día de hoy, dispone de cuentas, productos de ahorro, de financiación o de inversión.

Las marcas online que han fracasado

Pero no todos los proyectos han tenido el mismo éxito. Un claro ejemplo fue Uno-e, el banco online de BBVA que alcanzó los 1,6 millones de clientes, pero desapareció en 2016. La intención de este banco era la de simplificar la vida financiera de los clientes mediante la operativa online. Sin embargo, BBVA cambió de estrategia y prefirió digitalizar y potenciar su propia marca, absorbiendo los clientes de Uno-e. Desde entonces, el banco azul ha lanzado varios proyectos digitales que le han permitido posicionarse como uno de los que dispone de la mejor plataforma online. De hecho, recientemente ganó el premio a la mejor aplicación móvil bancaria del mundo.

La misma suerte corrieron los clientes de BankiaLink, la marca online de Bankia. El mismo año las dos marcas se integraron bajo el mismo nombre, Bankia. Desde entonces, la entidad ha intentado tomar un camino más digital. Si bien sus proyectos no han sido tan innovadores como los de BBVA, sí que han trasladado parte de sus clientes hacia las plataformas digitales. Una de las iniciativas fue lanzar la Cuenta ON, una cuenta totalmente libre de requisitos y comisiones para aquellos clientes que solo operasen a través de Internet.

Aparición de nuevas marcas digitales

Y en medio de todos estos cambios, también han nacido otras marcas online que quieren hacerse un hueco entre la sociedad más digitalizada. Un claro ejemplo ha sido imaginBank, el banco móvil lanzado por CaixaBank en 2016.  En solo un año de vida consiguieron captar más de 90.000 clientes gracias a su operativo móvil y sus productos libres de comisiones. Otro ejemplo ha sido el banco paneuropeo N26. Esta entidad de origen alemán ya contaba a principios de 2017 con 300.000 clientes, tres veces más que los que tenía en 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *