La financiación de las pymes, un reto continuo para el motor de la economía española

finanzarel_home

El acceso a la financiación sigue siendo el principal problema para un gran porcentaje de pymes españolas, que se enfrentan a mayores restricciones a la hora de solicitar financiación bancaria que las empresas de mayor envergadura. El pasado junio, el Banco Central Europeo (BCE) publicó los resultados de su última encuesta sobre la situación de acceso al crédito de las pymes en la eurozona. A pesar de que las pequeñas y medianas empresas notaron una leve mejora de las condiciones del crédito bancario, lo cierto es que todavía perciben trabas a la hora de acercarse a la ventanilla del banco, como la cuantía a percibir, el tipo de interés y las condiciones requeridas.

Durante el año pasado las pymes españolas ocuparon al 66% del total de trabajadores. En particular, las que emplean el mayor número de trabajadores son las empresas de menor dimensión: las microempresas y las pequeñas empresas, que representan más del 50% del empleo total. Este hecho convierte a las pymes en el principal motor de creación de empleo de nuestro país, imprescindibles para crear las bases de una economía más estable. De esto, se deduce que si las pymes no tienen facilidad para crecer y mantener sus estructuras operativas y financieras entonces la economía española tiene un problema, con una sombra alargada de la banca tradicional llamada rigidez.

En torno al 95% de las pymes españolas dependen de la financiación bancaria versus otros países con mayor incidencia de la financiación no bancaria o alternativa. En efecto, el uso de las alternativas financieras a las de la banca  para la financiación de las pymes está muy por debajo de las cifras de los principales países de la eurozona. Hasta ahora, las vías tradicionales han representado un 99% de los fondos de financiación de las pymes. Por todo eso, ha surgido la necesidad de construir una nueva forma de financiación respecto a préstamos convencionales, tanto para pymes como para autónomos. Según el último informe del Cepyme y la CEOE, los cambios en la financiación para crecer y fortalecer el sector empresarial están entre las 15 reformas necesarias para consolidar la recuperación.

España ha avanzado mucho en la creación de mecanismos alternativos de financiación accesibles a la gran empresa, pero también tiene que fomentar las vías alternativas de financiación para que las pymes, la principal fuente de empleo, no dependan exclusivamente de la banca y de los mecanismos tradicionales de financiación. Se estima que la falta de la financiación ha producido, como mínimo, el 50% de los ceses de actividad en los últimos cinco años. Aunque se aprecia una mejora del crédito, todavía queda un camino por recorrer ya que este fluye, principalmente, para las grandes empres.

Con el objetivo de redefinir la financiación para las empresas, han surgido nuevos jugadores en el mercado financiero, como Finanzarel, la primera plataforma de Financiación Alternativa para pymes y autónomos especializada en el anticipo de facturas y pagarés.

Conscientes de las dificultades a las que se enfrentan la mayoría de los negocios españoles a la hora de acceder al crédito, Finanzarel ha desarrollado una alternativa pionera y eficaz a la banca tradicional para ayudar a las pymes a financiarse a través de sus propios efectos comerciales, en complemento a otras vías de financiación. Los fundadores y creadores de la plataforma decidieron unir la tecnología con sus conocimientos y experiencia en el sector financiero para ofrecer a las empresas y autónomos la financiación que necesitan, de una forma rápida y  flexible, en condiciones favorables. En concreto, el anticipo de facturas y pagarés se convierte en la herramienta más eficaz para ayudar a las pymes a obtener financiación, ya que les permite financiarse gracias a la calidad crediticia de sus clientes.

Esta alternativa es beneficiosa, no solo para las empresas, sino también para los inversores ya que les permite invertir en una nueva clase de activo que presenta grandes ventajas en el entorno actual de tipos de interés próximos a cero. A través de este tipo de empresas pueden crear una cartera muy diversificada de facturas que ofrecen retornos atractivos y con vencimientos próximos a los 80 días. Además se trata de un activo que no presenta ningún tipo de correlación con los mercados financieros tradicionales.

No obstante,  queda un camino por recorrer y es nuestro reto seguir ofreciendo alternativas porque, tal como subrayó Lawrence H. Summers, ex Secretario de Tesoro de Estados Unidos, un sistema financiero poco diversificado es un sistema débil.

Por Paulino de Evan, co-fundador de Finanzarel

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *