La Innovación y la I+D en España en 2015

FEDEA ha publicado un informe elaborado por Juan Mulet en el que se analizan las estadísticas de innovación e I+D correspondientes a 2015, recientemente publicadas por el INE. Se trata de dos estadísticas independientes que se refieren a fenómenos relacionados pero diferentes. La estadística de I+D mide el esfuerzo realizado por organizaciones públicas y privadas para generar nuevo conocimiento técnico y científico, mientras que la estadística de innovación registra las actividades (incluyendo su propio I+D) que las empresas privadas realizan para llevar al mercado nuevos o mejores productos.

Los datos sugieren que la innovación y la I+D españolas habrían tocado fondo en 2014, detectándose en 2015 un ligero repunte de la inversión en ambas actividades por primera vez desde 2008. Así, el gasto total en innovación tecnológica aumentó un 5,5% respecto al año anterior, hasta alcanzar los 13.674M€, todavía muy por debajo de los 19.919M€ de 2008. Los datos de I+D, por su parte, muestran un crecimiento del gasto del 2,7% hasta los 13.172M€ frente a los 14.701M€ de 2008. También repunta ligeramente el personal dedicado al I+D, que aumenta un 0,3% hasta las 200.000 personas en equivalente a jornada completa, todavía 15.000 personas por debajo del nivel de 2008. Sin embargo, se reducen ligeramente (en un 1,3%) las empresas que declaran realizar innovaciones tecnológicas.

El gasto empresarial en I+D también crece modestamente. Por primera vez desde 2008, aumentan los gastos de capital (un 4,3%) y los corrientes (7,8%), lo que podría indicar una mejora de la capacidad tecnológica de las empresas, aunque es verdad que el gasto total empresarial solo crece un 2% y las retribuciones al personal se mantienen prácticamente constantes. Cuando estos datos se analizan según el tamaño de las empresas, se comprueba que la débil mejora de la I+D se concentra en las empresas de mayor tamaño. En el segmento entre 50 y 249 trabajadores, el número de empresas activas en I+D ha aumentado en un 1,4% y su gasto total en un 3,5%. Las grandes empresas también han aumentado su gasto en un 3,5%, y su número es el mismo que en el año anterior.

Finalmente, se comprueba que la crisis ha contribuido a aumentar la heterogeneidad geográfica de nuestro sistema de innovación y su grado de concentración en determinados territorios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *