La mayoría de los consumidores mundiales son pragmáticos con los datos

Más de la mitad (51%) de los consumidores de diez mercados mundiales son pragmáticos con sus datos: es decir, personas que están satisfechas de compartir sus datos en tanto haya un beneficio evidente a cambio. Poco más de un cuarto (26%) de los consumidores mundiales son despreocupados con sus datos, personas que no se preocupan por el uso o recopilación de sus datos.  Menos de uno de cada cuatro (23%) son clasificados como fundamentalistas de datos, personas que no comparten su información personal bajo ninguna circunstancia. De este modo, la mayoría de los consumidores mundiales (77%) ya no se opone a participar en la economía de datos, lo cual implica numerosas posibilidades de futuro.

La preocupación por la privacidad de datos a nivel mundial es alta, pero hay una satisfacción general con lo que datos que se comparten

La mayoría de los consumidores mundiales muestran un nivel relativamente alto de preocupación por la privacidad de sus datos digitales, con una media del 74% en los diez mercados mencionados que muestran un cierto nivel de inquietud. A pesar de ello, la mayoría de los consumidores dicen estar satisfechos con la cantidad de datos personales que intercambian a día de hoy, con un porcentaje que alcanza el 62% en Singapur.

Una alta conciencia y aceptación del papel del intercambio de datos en las sociedades del mundo

Una significativa proporción de consumidores mundiales creen que compartir sus datos personales forma parte de la economía actual, siendo favorables a esta opinión en Alemania, el Reino Unido y EE.UU. en dos tercios de la población. Sin embargo, el valor del intercambio de datos para el funcionamiento de la sociedad es menos reconocido. Sólo en Singapur hay una mayoría (55%) de consumidores que piensan así.

Los consumidores mundiales asumen la responsabilidad de la seguridad de sus datos

En los mercados globales, los consumidores muestran unos niveles altos de responsabilidad individual en cuanto a la seguridad de sus datos. Como media, el 38% de los consumidores creen que deben tener la responsabilidad final de los mismos. Por el contrario, el 15% afirma que la responsabilidad final debe recaer en las instituciones gubernamentales y sólo el 5% defiende que debe estar en manos de las empresas u organizaciones.

La percepción en los mercados mundiales es que son las empresas las que se benefician de la economía de datos de un modo desproporcionado

Hay un desequilibrio en la percepción sobre quiénes se benefician de la actual economía de datos. Como media, el 78% de los consumidores creen que la industria se beneficia más con la compartición de los datos y solamente el 9% cree que los consumidores son los más beneficiados. Sin embargo, los consumidores jóvenes son más propensos a creer que se benefician del intercambio de los datos con la industria. Por ejemplo, el 24% de las personas entre 25-34 años en Australia piensa que es así. Pese a ello, habrá que abordar esta percepción de desequilibrio para poder capitalizar las tendencias positivas señaladas en este informe y para construir una economía de datos que sea percibida como beneficiosa para todas las partes.

Generar confianza es fundamental para desarrollar una economía de datos mundial y sostenible.

El factor más importante para animar a los consumidores a intercambiar sus datos personales con la industria es su nivel general de confianza con una empresa u organización específica. La mitad de los consumidores (51%) de los mercados mundiales dicen que la confianza en una organización es uno de los tres factores más importantes para intercambiar sin reservas sus datos personales con una empresa. Este dato se compara con el 26% de los consumidores mundiales que selecciona el segundo factor más importante: recibir servicios o productos gratis a cambio de sus datos personales.

El control es una aspiración fundamental para los consumidores

Una aspiración constante para los consumidores mundiales es el control sobre el uso y el movimiento de sus datos personales. De hecho, el 83% de los consumidores dicen que les gustaría tener más control sobre con qué empresas comparte sus datos y la forma en la que se almacenan.  Este número sube al 89% en España y cae al 78% en los Países Bajos. Proporcionar a los consumidores una mayor sensación de control será fundamental para que exista una saludable economía de datos.

La transparencia es ya una prioridad mundial para el intercambio de datos

La gran mayoría de los consumidores en todos los mercados consideran fundamental a la hora de compartir sus datos personales con las empresas que haya más transparencia sobre cómo se utilizan y almacenan. De hecho, el 86% de los consumidores mundiales considera que la transparencia sobre cómo se utilizan y se almacenan sus datos es importante al compartirlos con una empresa.

Los consumidores mundiales tienen una espíritu emprendedor en cuanto a la economía de datos

La base de los clientes mundiales están listos para comprometerse con la economía de datos. Como promedio, el 73% de los mercados mundiales consideran sus datos como algo que puede intercambiarse a cambio de mejores servicios y ofertas de las marcas. Esta actitud conduce a un compromiso transaccional con la economía de datos, tierra fértil para una economía de datos mundial saludable en la que todos se beneficien.

Hay un amplio interés en la variedad de incentivos para intercambiar datos, más allá de la mera recompensa económica

Una vez que los pilares de confianza, control y transparencia estén establecidos, existe una variedad de estrategias que las marcas pueden utilizar para implicar a los consumidores en la economía de datos. De hecho, unas minorías importantes están interesadas en una amplia gama de incentivos que pueden ofrecerse a cambio de sus datos personales. Por ejemplo, casi la mitad (47%) de los consumidores mundiales afirman que estarían dispuestos a compartir sus datos personales a cambio de productos o servicios gratuitos, mientras que un tercio (31%) lo haría a cambio de productos y servicios personalizados.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *