La mediación facilita la comunicación interna en la empresa familiar

office-227746_640

En el último Barómetro del 2013 elaborado por KPMG sobre el futuro de la empresa familiar en España, para el 67% de los encuestados era muy importante mantener una buena comunicación entre las distintas generaciones que componen la empresa.

La falta de comunicación crea una serie de problemas, tanto para los miembros de la siguiente generación en proceso de incorporación a la empresa, como a los directivos no familiares que participan en la gestión.

La comunicación es un proceso vital en las empresas. Por eso cuando hay poca comunicación o se utiliza un proceso no adecuado, seguramente aparecen los conflictos que se materializan en malos entendidos, rumores, discusiones, y malas relaciones personales.

La comunicación en la empresa familiar debe combinar los elementos propios de la comunicación  familiar, que es afectiva, informal, implícita, condicionada por roles familiares (padres, hijos, hermanos) con la comunicación que se practica en la empresa: operativa, formal, explícita,  condicionada por la profesionalidad y basada en jerarquías y competencias.

Es importante para cada miembro de la familia tener un espacio y poder desarrollar su sueño personal. En la empresa familiar, la construcción del sueño es fundamental para su supervivencia a medio y largo plazo. La empresa familiar necesita hacer compatibles la existencia del sueño compartido de la familia empresaria, con el desarrollo del sueño personal de cada uno de los individuos que la componen.

Para ello resulta necesario aprender a comunicarse y establecer reglas escritas que regulen las relaciones entre la familia y la empresa. La formación y entrenamiento en habilidades de comunicación, como la empatía o la escucha activa, van a permitir a los componentes de  la familia compartir abiertamente sus necesidades y preferencias, tanto personales como empresariales.

Pero en ocasiones este proceso de comunicación interna familiar no siempre es fácil de realizar sin ­conflictos, debido a que en la familia existe un componente emocional que no facilita precisamente la comunicación. En estas ocasiones la presencia de un mediador profesional puede facilitar ese proceso de comunicación, que lleve a  construir acuerdos en un sentido constructivo.

Se ha comprobado que una buena comunicación es el pegamento más sólido e indestructible de la familia, que garantiza la continuidad de la misma y desde la mediación podemos ayudar en este objetivo.

Fuente: Econred

Jorge Miralles. Socio Director de Acordia Mediación

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *