La política de tipos cero del BCE afecta a las donaciones a las ONG

Aunque la reputación de la banca se haya visto dañada durante los últimos años (problemáticas como la cláusula suelo y los desahucios no han ayudado), entre libros contables, márgenes de intereses y beneficios todavía se puede encontrar un resquicio de humanidad en el sector. La cara amable de la banca se llama solidaridad. La banca ética es la que más fácil lo pone: permite a sus clientes donar los intereses que generen sus depósitos a organizaciones sin ánimo de lucro, explican los expertos del comparador de cuentas y depósitos HelpMyCash.com. Fiare contempla esta posibilidad y ofrece siete alternativas que “trabajan para la economía social y solidaria” a la que el cliente puede destinar los intereses generados por los depósitos.

Triodos Bank hace lo propio y permite donar una parte o la totalidad de los intereses devengados a una de las más de 20 asociaciones con las que colabora, entre las que se encuentran Amnistía Internacional, Proyecto Hombre, Cruz Roja Española o Vicente Ferrer. El pasado año, la Fundación Triodos entregó 80.641 euros a 23 organizaciones sin ánimo de lucro, correspondientes a las donaciones de los interés que hicieron en 2016 casi 10.000 clientes, según informa la entidad.

A pesar de que el número de clientes de Triodos que decidieron renunciar a sus intereses a favor de una ONG aumentó en 2016 con respecto al año anterior, el importe de los donativos ha caído. En 2014 el capital donado fue de 161.000 euros, en 2015, de algo más de 100.000 y en 2016, de unos 80.000. Y es que la política de tipos de interés en mínimos históricos que arrastra el BCE desde hace años está pasando factura a los donativos. Aunque los donantes se mantengan o aumenten, los productos de ahorro generan menos intereses. “En línea con los últimos tres años, la cifra total de donaciones de intereses en los productos de ahorro de Triodos Bank ha continuado descendiendo debido a la continua bajada de los tipos de interés, lo que repercute en la remuneración de cuentas de ahorro y depósitos”, señala la entidad.

CaixaBank permite donar tanto a clientes como a no clientes

La gran banca también pone su granito de arena. Banco Popular tiene habilitadas cuentas corrientes para realizar donativos a más de una veintena de organizaciones. “Los ingresos y transferencias para estas cuentas serán tramitados libres de gastos y comisiones”, siempre que se emitan desde el propio banco. En Banco Sabadell también ofrecen la posibilidad de realizar donaciones de “forma totalmente gratuita” a través de la banca online a la Cruz Roja, Cáritas, Ayuda en Acción, Intermón Oxfam, Manos Unidas, Unicef y Médicos Sin Fronteras.

CaixaBank lo pone aún más fácil. Desde su página web cualquiera, sea cliente o no de la entidad, puede realizar donativos a más de 200 causas distintas con un par de clics. El pago se realiza con tarjeta y se pueden utilizar plásticos tanto de CaixaBank como de otra entidad. Además de ser un sistema gratuito, desde el propio aplicativo se puede solicitar el certificado fiscal, señalan desde el comparador.

La entidad presidida por Goirigolzarri tiene cuentas solidarias de alrededor de un centenar de organizaciones sin ánimo de lucro como Acción contra el Hambre, ACNUR o la Fundación Triángulo, entre muchas otras. Los clientes que tengan sus ingresos domiciliados en Bankia o que dispongan de la Cuenta ON pueden realizar transferencias sin coste a estas cuentas solidarias. Sin embargo, el resto de los clientes tendrán que pagar 50 céntimos por la operación, que es el precio que tienen las transferencias internas, según informa el servicio de atención al cliente de la entidad al comparador HelpMyCash.

El naranja también es solidario

ING recaudó más de 350.000 euros a favor de Unicef en su última campaña de Navidad, un récord, según afirma la entidad, desde que se lanzase la iniciativa en 2007. La campaña La buena comisión, que estuvo activa durante los dos últimos meses del año, permitía a los clientes de la entidad abonar el importe que quisiesen a favor de la ONG. El objetivo era “impulsar la formación de jóvenes, fomentar sus habilidades sociales y ofrecerles tanto apoyo psicológico como orientación laboral en países como Nepal, Zambia, Filipinas, Indonesia, Kosovo o Montenegro”. Gracias a la colaboración entre ING y Unicef, la entidad naranja se ha convertido en el segundo donante privado de la organización en nuestro país.

La otra entidad naranja de España, Bankinter, también apuesta por la solidaridad. La entidad dona el 5 % de todas las compras aplazadas abonadas con la Tarjeta Bankinter Solidarios a proyectos de acción social. Además de ese 5 %, todos los beneficios generados por la tarjeta se destinan a acciones sociales. Cada año, los clientes del banco pueden votar por las redes sociales qué proyectos se llevan los beneficios de la tarjeta. En 2017 Bankinter repartió 50.000 euros entre los siguientes proyectos: As Neves, Fundación Jaime Alonso Abruña, Fundación Dacer, Fundación Exit y Cooperación Internacional, Juegaterapia, Fundación Aenilce, Entreculturas, Fundación Esperanza y Alegría, y Fundación Rey Ardid.

El sistema de pagos inmediatos Bizum colabora actualmente con ocho organizaciones, como la Cruz Roja Española, el Banco de Alimentos o Niños con Cáncer. Para hacer un donativo a través de este servicio solo hay que entrar en la app del banco en la que lo tengamos instalado, seleccionar la opción de enviar dinero y escoger la ONG a la que se quiera realizar el donativo. El dinero llegará a su cuenta en unos segundos.

La obra social de los bancos se desploma

La reestructuración del sector provocó la desaparición de casi la totalidad de las cajas de ahorro españolas, que hasta entonces se caracterizaban por su obra social. Ahora, las fundaciones bancarias son las encargadas de gestionar esta obra social antes desarrollada por las cajas. Pero en ocho años su inversión se ha reducido un 64 %. Si en 2008 la partida para proyectos sociales, culturales, sostenibles, etc., fue de 2.059 millones de euros, en 2016 se redujo hasta los 735. La mayoría fueron a parar a proyectos de acción social.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *