La transformación digital, reto y visión de futuro para hacer negocio

Los hábitos de los consumidores han evolucionado mucho a lo largo de los años gracias a la transformación digital, a través de herramientas como por ejemplo Google, Amazon, Facebook, Apple o Microsoft (conjunto conocido como GAFAM).

Este fenómeno es tan importante que un gran número de empresas aseguraron en un estudio reciente realizado por Harvard Business Review que deberían iniciar la transformación digital antes del 2020. Tanto es así que, por ejemplo, BNP Paribas anunció en su plan de 2017-2020 que emprendería la aceleración de su proceso de transformación digital.

Pero ¿cómo podemos enfrentar este desafío? Estos son los pasos principales para afrontar este importante reto

1- La transformación digital: una herramienta de marketing y lanzadera de ventas

El panorama de la competencia ha cambiado rápidamente en muchos sectores e industrias debido a la transformación digital. Las empresas deben ajustar tanto el desarrollo de sus productos como sus estrategias de marketing, todo ello con el fin de aprovechar las oportunidades ofrecidas por esta tendencia digital.

Por ejemplo, ampliar su alcance, es decir, nuevas audiencias y nuevos productos. Hay muchos motivos por los que la digitalización es una oportunidad para innovar y seguir siendo competitivo, ya sea para atraer de nuevo cuotas de mercado perdidas, como para alcanzar un nuevo público objetivo o incluso para ampliar la oferta existente y mejorar el nivel del servicio ofrecido. Sin olvidarnos de los 4 fundamentos del marketing (producto, promoción, packaging y precio, que está adquiriendo protagonismo en la decisión de compra del cliente).

Gracias a la tecnología de almacenamiento Cloud y soluciones SaaS, también es posible crear una experiencia dirigida 100 % para el cliente. Esto nos permite acelerar nuestra rentabilidad y lanzar ofertas eficientes. Y es que el cliente está ganando cada vez mayor protagonismo, o lo que es lo mismo, se está maximizando la relación con el cliente. El Big Data es una revolución en términos de conocimiento ya que, gracias a la recopilación de datos, es posible entender las preferencias y hábitos del consumidor. Y este nuevo enfoque está generando nuevos tipos de interacciones entre marcas y consumidores.

Además, tenemos que tener en cuenta también que la industria del pago se ha desarrollado mucho en los últimos años, por ejemplo, con los modelos de suscripción, que se han convertido en un negocio viable. Los beneficios para los consumidores son más que evidentes (libertad, precios asequibles…), pero también son ventajosos para las empresas (previsibilidad de ingresos recurrentes, crecimiento de los ingresos).

2 – Una respuesta ágil para una transformación exitosa

Más allá de las expectativas de los clientes y los canales de distribución, la transformación digital introduce nuevos conceptos como BI (Business Intelligence), big data y aplicaciones móviles, que están cambiando la organización de las empresas. La tecnología no hace otra cosa que ofrecer más poder y conocimiento a los clientes y por ello es necesario dar a los empleados las herramientas necesarias para gestionarlo.

Por ejemplo, para la optimización de procesos internos. Un reciente estudio en Alemania mostró que el 76% de las empresas del sector energético, utilizó la digitalización como una palanca para optimizar procesos internos. Las nuevas herramientas pueden recoger y analizar datos, digitalizar documentos e incluso automatizar algún flujo y facilitar los procesos. Y gracias a la interconectividad también es posible integrar diferentes soluciones, que ofrecen a las empresas duplicar sus competencias: CRM, facturación, correo electrónico… La digitalización es sin duda un sinónimo de optimización.

Para adaptarse a este nuevo entorno, las empresas deben obtener una visión global de la transformación digital. Gestión de proyectos, toma de decisiones, reorganización o flexibilidad son algunas de las características fundamentales para conseguir esa adaptación, sobre todo cuando existe competencia entre todas las empresas extremadamente ágiles y dispuestas a correr riesgos que hay.  Así mismo, la gestión de proyectos de forma rápida es un ‘must’ en todo este proceso. Los métodos ágiles lo que pretenden es gestionar proyectos paso a paso, simplificar procesos y centrarse en lo más importante, que como ya hemos dicho es el cliente. Spotify es un buen ejemplo de una organización ágil: pocas gestiones, grupos pequeños y un alto nivel de autonomía son los factores clave de su rendimiento, innovación y éxito de esta start-up.

 

 

Para iniciarse en la transformación digital son numerosos los puntos a tener en cuenta: la innovación, la adquisición de una start-up… lo que afecta al diseño de la oferta, el canal de ventas y los procesos de la empresa. Es por tanto una nueva visión de negocio con muchas ventajas: costes más bajos, relación estable y fuerte con el cliente y procesos más simples y rápidos entre otras.

La clave para obtener el éxito es por tanto contar con las habilidades y herramientas adecuadas para lograr esta transformación y obtener beneficios a largo plazo, así que lo mejor es empezar antes de que tu competencia te alcance.

 

Fabrice Méndez, director de ventas para IBERIA de SlimPay

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *