Las bodegas españolas asumen pérdidas debido a problemas derivados de errores de etiquetado del producto

Las deficiencias de la cadena de etiquetado de las bodegas españolas cuestan a este sector un 4% de su facturación anual, según un análisis realizado por Toshiba Tec Spain entre 300 bodegas. Según el análisis de Toshiba, el 80% de las bodegas analizadas declaran tener problemas de etiquetado que afectan al almacenaje del producto y a su correcta distribución y, en un 25% de los casos, señalan que a la comercialización de los productos en el entorno del e-commerce.

Según el estudio, la mayoría de las bodegas señalan los procesos manuales de etiquetado y la ausencia de procedimientos automatizados como la causa fundamental de las deficiencias, siendo los problemas derivados más comunes la gestión correcta de los inventarios disponibles (60% de los casos) y retrasos en fechas de envío a los distribuidores o a la cadena comercial (40% de los casos).

La encuesta revela que una de las preocupaciones más importantes para el sector bodeguero derivada de estos problemas de etiquetado reside en la pérdida de oportunidades en el entorno del e-commerce. De hecho, el 25% de las bodegas declara tener dificultades para satisfacer los requerimientos de los grandes retailers de este entorno a tiempo.

Este nuevo canal de comercialización es especialmente importante para el sector vinícola, según el análisis de Toshiba, debido al crecimiento de las compras de vino por Internet. De hecho, según el Observatorio Español de los Mercados del Vino, de las 76 ocasiones en las que un español consume vino al año, 66 son en el hogar (por encima del 85%), por lo que las grandes superficies han decido aprovechar el empuje del e-commerce y ofrecer un catálogo de vinos en su web para llevar directamente al domicilio del cliente.

Además del correcto etiquetado del proceso productivo y logístico, para el sector vitivinícola español es fundamental certificar el origen y trazabilidad de sus productos, debido a su cada vez mayor capacidad exportadora y la necesidad de competir frente a otros orígenes. De hecho, nuestro país es el tercer país productor de vino, con un total de 33,5 millones de hectolitros en 2017, según un estudio de la Organización Internacional de la Viña y el Vino. Además, países como EE. UU., Francia, Reino Unido, Alemania y China son los principales importadores en valor y volumen de vino español. Concretamente, los alemanes son los que más gastan en nuestros vinos con un total de 187,9 millones de euros.

En este sentido, Toshiba cree que se podrían resolver los inconvenientes y satisfacer las necesidades del sector apostando por la automatización del etiquetado. Un sistema automático de impresión y aplicación de etiquetas permitiría reducir los errores un 98% y aumentar la productividad de una bodega en un 30%, al automatizar procesos, eliminar errores de inventario y reducir incidencias en los envíos a cliente final.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *