Las comisiones pueden encarecer un préstamo en cientos de euros, ¿sabes cómo evitarlas?

El negocio de los créditos al consumo es, de nuevo, la principal fuente de beneficios de las entidades financieras. De hecho, cada año dese 2014 ha aumentado el importe total adeudado por los hogares españoles, que ya se sitúa en 180.000 millones de euros, según informa el Banco de España. Aunque aún no hemos alcanzado los niveles de 2008, en el que se superaron los 230.000 millones de euros adeudados por las familias españolas. No obstante, dados los bajos tipos de interés que han sido promovidos por los incentivos del Banco Central Europeo para promover la apertura del grifo de crédito, las entidades financieras han tenido que buscar otro método para beneficiarse del aumento de las solicitudes de financiación.

Las comisiones parecen haber sido la respuesta a esta necesidad, puesto que bancos como BBVA ganaron hasta un 7 % más gracias a estos recargos, lo que ayudó a paliar las pérdidas por la caída de los intereses. Sin embargo, el pago de comisiones, especialmente cuando solicitamos un crédito, puede hacer que tengamos que pagar cientos de euros más por un producto que puedes conseguir libre de estos cargos si buscas alternativas, nos confirma el comparador de préstamos online HelpMyCash.com.

Los bancos tienen más comisiones que los prestamistas privados

Las entidades bancarias tradicionales son las que más a menudo nos cobrarán comisiones por concedernos financiación, ya sea en forma de préstamo o de tarjeta de crédito. Así lo confirma el estudio de mercado llevado a cabo por HelpMyCash.com, que informa de que el 73 % de los bancos españoles nos cobrarán comisiones por la formalización del contrato de financiación, cuyo importe medio es del 2,3 % del capital del préstamo. Algo que no ocurre cuando acudimos a una entidad de capital privado, donde nos será difícil encontrar un prestamista que incluya comisiones de apertura o estudio en sus contratos.

El hecho de que los bancos sean la principal fuente de financiación para los españoles les permite ofertar unas condiciones peores en el terreno de las comisiones para el prestatario. El cliente acude a su banco y no contrasta su oferta de préstamo con el resto de los productos financieros del mercado. Sin embargo, gracias a los comparadores online, podremos comprobar qué préstamos nos salen más baratos sin tener que desplazarnos a ninguna oficina, desde la comodidad de nuestro hogar. De este modo, podremos decantarnos por el producto que mejores condiciones presente o el que mejor se adapte a nuestras posibilidades de pago.

Ciertas comisiones son reclamables

Otra de las comisiones más frecuentes, en este caso tanto en bancos como en entidades de capital privado, es la de reclamación de posiciones deudoras. Este recargo se nos cobrará solo en el caso de que el prestamista tenga que contactar con nosotros si nos hemos demorado en el pago de nuestras cuotas. El importe de esta comisión suele oscilar entre 20 y 40 euros, pero puede variar en función de los términos que aparezcan en el contrato.

No obstante, ya hay precedentes de reclamaciones por vía judicial de estas comisiones que han sido ganadas por el prestatario. Tribunales de toda España han fallado a favor de los clientes debido a, en general, la naturaleza del cobro de esta sanción. Juzgados de Primera Instancia y Audiencias Provinciales de toda España han determinado que la reclamación de impagos no es un servicio que beneficie al prestatario, sino al prestamista, por lo que no se debería cobrar al cliente por la reclamación.

Asimismo, dictaminan que, al no ser un servicio solicitado explícitamente por el prestatario, su cobro entra en conflicto con las directrices del Banco de España que dispone que “en ningún caso podrán cargarse comisiones o gastos por servicios no aceptados o solicitados en firme por el cliente”. Sin embargo, a pesar de tratarse de un gasto reclamable, queda en el aire si es rentable para el cliente embarcarse en un proceso legal por un importe tan bajo.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *