Las hipotecas fijas se hacen virales, pero ¿realmente son convenientes?

La semana pasada asistimos a un hecho muy poco habitual: las hipotecas fijas se hicieron virales gracias a un vídeo en el que se repasaban las ventajas de estos productos. Aunque es cierto que su popularidad se debe más a los dos protagonistas del vídeo que a sus argumentos, este fenómeno reaviva el debate sobre si es mejor tener un préstamo hipotecario con un interés fijo que uno con un tipo variable, una disyuntiva que, según el comparador financiero HelpMyCash.com, no tiene una respuesta única.

Intereses bajos y mucha oferta

Lo único que sí puede afirmarse con rotundidad es que las hipotecas a tipo fijo se han convertido en una opción a tener en cuenta después de que los bancos decidieran, sobre todo en 2016, mejorar notablemente sus condiciones. Desde el comparador HelpMyCash.com afirman que, en estos momentos, el tipo medio de estos productos es de alrededor del 2,20 % a 10 años, de algo menos del 2,5 % a 20 años y de en torno al 2,80 % a 30 años; un precio impensable hace unos años.

En el mercado incluso podemos encontrar ofertas con tipos fijos muy por debajo de estas medias. La Hipoteca Fija de Bankinter, por ejemplo, tiene un interés del 1,50 % a 10 años, del 2 % a 20 años y del 2,35 % a 30 años. También destaca la recién lanzada Hipoteca fija de COINC, un producto sin vinculaciones cuyo tipo es del 1,50 % a 10 años, del 1,90 % a 15 años y del 2 % a 20 años.

Gracias a sus reducidos precios, las hipotecas fijas tienen cada vez una mejor acogida entre los consumidores. Según el Instituto Nacional de Estadística, en el mes de enero de 2016, el volumen de estos productos respecto al total de préstamos hipotecarios firmados solo suponía el 10,2 %, mientras que en octubre de 2017 este porcentaje ya acaricia el 40 %. Además, es probable que muchos hipotecados decidan pasarse al tipo fijo en 2018, pues la nueva ley hipotecaria abaratará el precio de esta modificación.

La incógnita del euríbor

Sin embargo, hay que destacar que, a día de hoy, todavía sale más a cuenta tener firmada una hipoteca variable que una fija. Un estudio elaborado recientemente por HelpMyCash.com refleja que los préstamos referenciados a euríbor son unos 90 euros de media más baratos al año que los que tienen un interés constante, aunque esto podría cambiar si el euríbor experimentara una subida notable durante los próximos años.

Así, tener firmada una hipoteca fija sería más conveniente si este índice aumentara a corto o medio plazo, pues el interés constante nos protegería de las subidas de las cuotas. En cambio, si el euríbor se mantuviera en unos niveles similares a los actuales o solo cotizara al alza durante los últimos años de la hipoteca, el tipo variable saldría más a cuenta. Por lo tanto, al final es el consumidor el que debe decidir si apuesta por la seguridad de las hipotecas fijas o por el bajo precio actual de los préstamos a tipo variable.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *