Las pymes que utilicen productos nicho tienen dos meses para adaptarse a la SEPA

Sin título

En términos generales la aplicación del estándar ha permitido que las transacciones sean más ágiles, más rápidas y más sencillas al aplicarse tarifas similares a todos los implicados.

El pasado 1 de febrero de 2014 entró en vigor la normativa SEPA, permitiendo, no obstante, una demora para los productos nicho –anticipos de crédito (N58) y recibos (N32)-. Esta demora se prorrogará hasta el 01 de febrero de 2016. A pesar de que la entrada en vigor, se produjo hace más de año y medio, los bancos han seguido aceptando de forma habitual la N19, por lo que muchas pequeñas y medianas empresas, a día de hoy, todavía no han abordado el cambio definitivo.

Como explica Isabel Pomar, directora comercial y de marketing de Datisa, “a partir del uno de febrero de 2016 las entidades bancarias no admitirán ni ficheros planos ni ficheros que transformen CCC a IBAN. Por lo tanto, desde esa fecha, tampoco se podrán utilizar ni los anticipos de crédito ni los recibos, aunque, como alternativa, se deja la puerta abierta a la disposición de otros productos de financiación. Si hablamos de formatos, se deberán abandonar los formatos planos en beneficio del XML y creo, que es en este punto, en el que los proveedores de software deberán ayudar para garantizar que los sistemas funcionen correctamente.”

Por tanto, a partir del 1 de febrero de 2016 todas las entidades bancarias rechazarán cualquier tipo de formato, aceptando únicamente los que se ajusten a la norma ISO 20022 XML. De hecho, los bancos ya están informando a sus clientes acerca de la solución técnica que permite financiar los adeudos SEPA ya que, a partir de la fecha señalada, el sistema de compensación entre entidades no aceptará este tipo de operaciones en un formato diferente al adeudo SEPA.

En estos momentos las entidades bancarias siguen rechazando algunos ficheros del tipo AEB58, crédito de fichero, cuyo vencimiento supera la fecha límite impuesta por el Comité Nacional de Pagos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *