Las tarjetas conquistan la cartera de los españoles: ya son la opción favorita para pagar las compras

España ha sido, tradicionalmente, un país de calderilla. Abonar las compras con dinero en metálico era, hasta no hace mucho, la opción preferida por los españoles. No en vano, aunque el número de tarjetas en circulación en nuestro país no ha parado de crecer durante los últimos tres lustros, su aprobación depende de los bancos o de las financieras de turno, mientras que el acceso al dinero en efectivo está al alcance de todos. Sin embargo, esta tendencia parece estar cambiando. Seis de cada diez españoles ya prefieren pagar sus compras con tarjeta y el 84 % afirma que casi nunca sale de casa sin la suya, según las conclusiones del Sondeo de Opinión del Consumidor, elaborado recientemente por la consultora Advanced para Visa en España, que, además, arroja que el 54 % de las compras que realizan los españoles en su día a día se abonan con tarjeta.

Del monedero al tarjetero

El dinero en efectivo podría acabar convirtiéndose en algo residual si seguimos con esta tendencia. Si al cierre del año 2000 el número de plásticos en circulación en España alcanzaba los 45,8 millones, a 31 de diciembre de 2016 la cifra llegaba hasta los 74,51 millones. Un crecimiento del 62,3 % en tan solo tres lustros que ha conseguido que el número de tarjetas supere, con creces, al de habitantes, señalan desde el comparador de tarjetas HelpMyCash.com.

Más de la mitad de los consumidores, un 53 %, afirma que cada vez lleva menos dinero en efectivo encima, una media diaria de 35 euros, según desvela el análisis realizado por Advanced en España en el que han participado 508 personas bancarizadas de entre 25 y 55 años. De hecho, el año pasado fue el primero en el que los importes abonados con tarjeta en los comercios españoles superaron al dinero retirado durante todo el ejercicio en los cajeros automáticos situados en el territorio nacional. Concretamente, durante el pasado año los españoles gastaron en los TPV de los comercios nacionales casi 124 mil millones y medio de euros, frente a los poco más de 118 mil millones que fueron extraídos de los cajeros.

“Comodidad, disponibilidad, practicidad, ubicuidad del pago y seguridad son los motivos mayoritarios por lo que los participantes en la encuesta encargada por Visa aseguran decantarse por el pago con tarjeta”, señala la compañía de servicios de pago. Lo cierto es que ya sea una causa o una consecuencia, el número de datáfonos en España creció un 4,09 % en 2016, hasta alcanzar 1.658.540 unidades y “el 42,8 % de los pequeños negocios en España ya acepta pagos con tarjeta, cifra que ha experimentado un 36 % de crecimiento desde el 2013”, según el Barómetro de microempresas 2016 de Mastercard.

Sea como fuere, lo cierto es que los datáfonos se han extendido y muchos establecimientos han eliminado los importes mínimos para pagar con tarjeta, sobre todo en las grandes superficies, donde ya es posible comprar un chicle de unos pocos céntimos con dinero de plástico.

Las tarjetas de crédito triunfan en España

Aunque el informe publicado por Visa afirma que las compras del día a día tienden a abonarse a débito, las tarjetas de crédito han experimentado un crecimiento mucho más significativo –al cierre del pasado año, en España había 48,75 millones de tarjetas de crédito y solo 25,76 de débito-. El saldo dispuesto de las tarjetas de crédito lleva nueve meses aumentando, lo que significa que los españoles disponen de más dinero de sus tarjetas de crédito del que devuelven. El pasado mes de febrero, el saldo vivo de las operaciones aplazadas con tarjeta de crédito llegó a los 11.909 millones de euros, según el BdE.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *