Los depósitos pierden el apoyo de los ahorradores y caen por debajo de los 200.000 millones

La banca se ha ahorrado millones en concepto de intereses por el dinero que sus clientes depositan en sus arcas. No solo por la rentabilidad media de los plazos fijos, que ha caído en picado hasta situarse en el 0,10 % de media durante el pasado año, sino porque los españoles han dejado de confiar sus ahorros a este clásico. La falta progresiva de relevancia en el sector ha llegado a tal punto que algunos bancos, incluso, han dejado de comercializarlos o, directamente, los ofrecen al 0 %.

Al cierre del pasado mes de noviembre el saldo vivo de los depósitos cerró por debajo de los 200.000 millones de euros, de acuerdo a los datos recogidos por el Banco de España. Un 53 % menos del volumen que alcanzaron hace cinco años, al término de 2012, y la cifra más baja registrada por el regulador desde junio de 2005.

La mayoría han optado por migrar sus ahorros a las cuentas corrientes, que han sido las principales beneficiadas de la debacle de los depósitos. Si entre enero y noviembre los depósitos perdieron más de 51.000 millones de euros, las cuentas sumaron algo más de 52.000 millones, lo que indica que los ahorradores prefieren dejar su dinero en el banco sin remuneración, pero con total disponibilidad, antes que apostar por depósitos raquíticos.

La situación actual ha incentivado la contratación, también, de otros productos, como los fondos de inversión o los seguros, a pesar de que el grueso de los activos de las familias sigue en efectivo y en depósitos, según las Cuentas financieras de la economía española publicadas por el BdE, lo que demuestra que el ahorrador español sigue siendo conservador por naturaleza. Aunque su peso ha disminuido: al cierre del tercer trimestre de 2017, los depósitos y el efectivo atesoraban el 40 % de los activos de los hogares, mientras que durante el mismo período de 2016 el tanto por ciento era del 43.

Buscando rentabilidad fuera de España

Los depósitos extranjeros han ganado protagonismo durante los últimos meses, de la mano del sector fintech que los ha traído a España. El supermercado de depósitos Raisin ha abierto la puerta a los españoles a media docena de bancos europeos que ofrecen sus depósitos con rentabilidades de hasta el 1,92 % TAE. Gracias al fintech, los cientos de quilómetros que separan Madrid de Viena, París, Lisboa o Varsovia se superan en minutos sin salir de casa, informan desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com.

También hay bancos que han aterrizado en España por su cuenta, labrándose un hueco a golpe de rentabilidad, como CA Consumer Finance, filial del gigante francés Crédit Agricole. Ofrece a los españoles cuatros plazos fijos a seis meses y uno, dos y tres años que rentan entre el 0,70 % y el 1,25 % TAE. También ha habido espacio para los neobancos, como Ferratum Bank, un banco móvil sito en Malta que se gestiona íntegramente a través del smartphone y que ofrece una rentabilidad del 0,80 % en su cuenta de ahorro y de hasta el 0,95 % en sus depósitos. No es el primer banco móvil que llega a España, pero sí el primero en ofrecer rentabilidad.

No olvidemos que si decidimos migrar nuestros ahorros fuera de España tendremos que cumplir con ciertas obligaciones. Para empezar, si el conjunto de los ahorros sitos en el extranjero supera los 50.000 euros tendremos que informar a la Agencia Tributaria mediante la presentación del modelo 720. Por otra parte, tendremos que tributar por los intereses brutos que se generen en el extranjero, sumándolos a los intereses que se hayan devengado en España.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *