Objetivo: cumplir con la estrategia de la organización

 

talento-humano

Uno de los baluartes de las pequeñas y medianas empresas radica sin duda en su capacidad de reacción y agilidad de dar respuesta en los diferentes frentes que presenta el mercado para desarrollar sus negocios. Incluso las grandes empresas organizan en grupos manejables sus unidades de negocio a fin de avanzar con agilidad en los entornos relacionados con sus negocios sea de la índole que sea. Y es que la raíz de todo ello no es otra que la necesidad de orientar todos los recursos profesionales al cumplimiento de los objetivos de negocio y de esta forma aumentar la rentabilidad y proporcionar un desarrollo.

Pero ¿cómo deben los departamentos de Recursos Humanos cumplir con la estrategia de la toda organización? Uno de los grandes objetivos estratégicos de toda organización sea cual sea su tamaño es aumentar la cuota de mercado. Para ello se hace imprescindible que la fuerza profesional reúna las condiciones necesarias para afrontar ese reto y, si puede ser, reduciendo los costes que no sean esenciales. Los responsables de RH lo saben por eso una de sus misiones es reclutar a los profesionales más adecuados para ello a la vez que poner en marcha iniciativas que faciliten y mejoren la consecución de la estrategia, a la par que desplegar herramientas que faciliten su integración en la empresa.

Decía hace breves fechas Alistair Cox, CEO de Hays que “el rendimiento será siempre mejor si se facilita a los empleados una dirección y una motivación”. Lo más importante es que todos los empleados tengan una visión de conjunto de la empresa y de cuál es la responsabilidad de cada uno de ellos. Por eso, según el directivo, se hace imprescindible estimular la imagen corporativa que tienen los empleados, su compromiso con ella y fomentar un sentimiento de objetivo común. Además, ver cómo funcionan otras áreas de la empresa ayudará a los trabajadores a entender cómo encajan ellos en el conjunto de la empresa y a conocer su rol particular dentro del reparto de los objetivos.

Sin planificación no hay éxito

Por pequeño que sea el departamento, los Recursos Humanos asumen que su meta está en detectar los profesionales capaces de llevar al éxito a la organización y crear un ambiente de trabajo donde reine la motivación y el entusiasmo, algo que en ocasiones se convierte en verdaderamente difícil si no existe una planificación oportuna. Para ello es oportuno que los recursos humanos conozcan en buena medida la estrategia fundamental de la organización; una empresa con perspectivas de éxito presenta todas sus áreas coordinadas a fin de avanzar conjuntamente no sólo en los objetivos de negocio sino también en la idea básica y fundamental que comentaba Cox cuando se refería al sentimiento de objetivo común.

No cabe duda que en la era digital, cuando cada vez parece más aumentar la apuesta de las empresas por los trabajadores 3.0, aquellos que desempeñan sus tareas fuera de la oficina basándose fundamentalmente en la consecución de objetivos, hay que contar con estos nuevos aspectos que surgen para integra de formas especial al profesional en el entorno laboral.  Los nuevos mecanismos digitales que facilitan la operatividad laborar a cualquier hora y en cualquier momento tienen como detrimento la posibilidad de desubicar al trabajador de su entorno corporativo. Por ello la necesidad de crear nuevas formas de cohesión que permitan fomentar la integración de este tipo de trabajador y su conexión con los demás departamentos. La idea es afianzar el corporativismo desde cualquier perspectiva.

Así pues son muchas las habilidades del especialista en recursos humanos que hoy debe poner a prueba para llevar a cabo la consecución de la estrategia de la organización. Sin embargo, y como base, siguen permaneciendo las máximas de aumentar la rentabilidad, la cuota de mercado, ayudar en la ampliación de líneas de negocio, y por supuesto mejorar los índices de retención del talento. No cabe duda que aunque los objetivos de una empresa deben ser medibles, pues a través de la medición se conocerán las posibilidades de mejorarlos  y permiten concentrarse en las posibilidades de maximizar su potencial.  Sin embargo, una cosa es obvia, sin mejorar los objetivos individuales, los objetivos generales de la empresa no se podrán cumplir.

PT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *