Objetivo: transparencia, participación y sostenibilidad

Sin título

Un panel de expertos reunidos por el Observatorio del Sector Público, impulsado por Informática El Corte Inglés, debate sobre el estado de situación de los proyectos de Open Government, la hoja de ruta a seguir para equilibrar oferta y demanda y el proceso evolutivo que deberán recorrer Administraciones Públicas, entidades privadas y ciudadanos para avanzar hacia nuevos modelos de prestación de los servicios públicos. Los próximos cinco años serán claves para evaluar resultados.

Estructurado de manera transversal, el debate, moderado por Víctor M. Izquierdo Loyola, Presidente del Observatorio del Sector Público (OSPI), ha analizado diferentes cuestiones relacionadas con el impulso del Gobierno Abierto en las Administraciones Públicas españolas. En él han participado expertos del Gobierno de Canarias, el Ministerio de la Presidencia y el Ayuntamiento de Madrid, así como de empresas tecnológicas especializadas en este campo (Mejora Tu Ciudad, Agora Voting) y de Informática El Corte Inglés.

Partiendo de la visión propuesta por la Comisión Europea para un modelo de gobierno abierto y colaborativo, basado en los principios de colaboración, transparencia y participación, el debate se articuló alrededor de cuatro bloques temáticos:

– La oferta de servicios públicos abiertos: ¿qué servicios de puesta a disposición de datos, transparencia y participación están ofreciendo hoy las Administraciones Públicas en nuestro país,

– La demanda de servicios públicos abiertos: ¿qué aspectos no están atendidos?, ¿qué papel juega la experiencia de usuario?

– El proceso de mejora: ¿qué soluciones organizativas, tecnológicas, de recursos humanos, de marco legal, etc. pueden ponerse en práctica para abordar el cambio que demandan ciudadanos y empresas?

– Conclusiones y recomendaciones que pueden extraerse del debate.

En el curso del debate los expertos identificaron algunos casos de uso e iniciativas  a tener en cuenta. Entre ellos Open 311 (www.open311.org), plataforma tecnológica que proporciona canales abiertos de comunicación para asuntos relativos a los espacios y los servicios públicos en las ciudades. O la puesta en marcha por parte del Ayuntamiento de Madrid de un esquema de presupuestos participativos que se prevé implantar para los presupuestos de 2017 (https://decide.madrid.es/participatory_budget ). O casos tomados de otros sectores que podrían aplicarse en las Administraciones Públicas, como la banca electrónica, que está avanzando muy rápidamente por  el camino de la movilización de los servicios y la omnicanalidad.

Asimismo se mencionaron iniciativas de ámbito supranacional como la Alianza para el Gobierno Abierto (http://www.opengovpartnership.org), creada en 2011 en la que, inicialmente, se integraban 8 países y que, en la actualidad cuenta con 69 Estados miembros que buscan la mejora del desempeño gubernamental, fomentar la participación cívica y mejorar la capacidad de respuesta de los gobiernos hacia sus ciudadanos.

También se dedicó un tiempo a hablar de inhibidores y palancas. Así, se debatió acerca del papel de la fijación de plazos en textos legales, como es el caso de la Ley de Procedimiento Administrativo Común de las AAPP que entrará en vigor el 02/10/2016. Aunque estos plazos constituyen un estímulo,  en ocasiones no se cumplen. Las generaciones más jóvenes de ciudadanos (la generación del milenio), habituadas al uso de la tecnología, también pueden actuar como un elemento dinamizador decisivo. Los expertos convocados convinieron en que, por diversas causas, el DNIe (http://www.dnielectronico.es) no había jugado el papel de estímulo que todos esperábamos de él.  Para algunos queda la esperanza de que lo que no se pudo conseguir con las versiones 1.0 y 2.0 del DNIe se consiga con la 3.0, basada en tecnología NFC. Entre las palancas que pueden tener un mayor efecto en el desarrollo del Gobierno Abierto se mencionaron específicamente la definición de marcos estratégicos y la concienciación que lleve a recuperar la confianza de los ciudadanos.

Con respecto a las demandas ciudadanas, los expertos convocados por el Observatorio del Sector Público han coincidido en señalar que existen diferentes perfiles de usuarios con necesidades distintas. Así, por ejemplo, los medios de comunicación pueden estar muy interesados en el ejercicio del derecho de acceso que se configura en la Ley de Transparencia. Se señaló también que a veces la Administración no ha sabido orientar al ciudadano acerca de la herramienta más adecuada para resolver una necesidad de información o de servicio: Punto de Acceso General, Portal de Trasparencia, Catálogo de Datos Abiertos, etc.

Practicar la escucha activa, incentivar las votaciones electrónicas o apostar por sistemas interfaceless, desarrollando aplicaciones más proactivas que recaben datos automáticamente son, junto a los laboratorios de innovación, el acceso amigable o la gamificación de todo el proceso, algunas opciones a explorar para incrementar la participación ciudadana. Los especialistas reunidos en Madrid han destacado también la necesidad de trabajar con los datos – la Administración actualmente, dispone de un gran volumen- para transformarlos en conocimiento y poder anticiparse a las necesidades del ciudadano y ofrecerle nuevas posibilidades de interacción.

En la parte de conclusiones, los expertos convinieron en que la puesta en marcha del Gobierno Abierto exige mucha experimentación, dando tiempo a que se vea el valor de los nuevos servicios. Para llevar adelante estos experimentos hay que aprovechar cualquier tecnología que pueda aparecer y ser útil para los objetivos del proyecto. Y es muy importante que esta experimentación tenga éxito.

Tampoco hay que olvidar mirar lo que se está haciendo en otros países, en otros entornos, y aprender de ello.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *