Pensando en la futura jubilación del autónomo

Sin título

A raíz de recientes estudios se ha constatado las diferencias sustanciales que existen entre el importe de una pensión de jubilación que corresponde a un trabajador que ha estado afiliado al régimen general, que durante el 2014 supusieron una media de 1.143,19 euros, y las percibidas por un trabajador autónomo,  que de media ascendían a la cantidad de 678,61 Euros/mes.

Entiendo que resultará de interés para los autónomos , plantearse formulas anticipadas que el día de mañana les permitan percibir una PENSIÓN DE JUBILACIÓN DE MAYOR IMPORTE.

La explicación de estas diferencias, se debe principalmente a la tendencia generalizada de la mayoría de autónomos, que con independencia de los ingresos obtenidos y ante la incertidumbre de futuros ingresos les lleva a cotizar por los mínimos exigibles, sin tener en cuenta que con ello se esta mermando la futura capacidad económica que tendrán en el momento de no poder continuar con su actividad profesional, es decir llegado el momento de su jubilación.

La diferencia en cuantía de cotización es proporcional al importe de pensión que se generará en el futuro, por ejemplo, si se viene cotizando sobre una base de 884,40 Euros, es decir con cuota mensual a la Seguridad Social de 260  Euros/mes, en el futuro se obtendría una pensión aproximada de unos 600 Euros, mientras que el autónomo que opte en estos momentos por aumentar su  base reguladora a una cuantía mayor, con un coste medio mensual de pago a Seguridad Social que rondaría los 400 Euros/mes, se estará garantizando al menos que su pensión de jubilación futura pueda ser al menos de 1.500 Euros/mes.

Las últimas reformas legislativas inciden en el planteamiento que de forma anticipada debe tener en cuenta un autónomo, ya que si anteriormente se tenían en cuenta las bases de cotización de los últimos 15 años, previo al  momento de jubilarse, la actual legislación al efecto impone que se tengan en cuenta las cotizaciones efectuadas durante los 25 años previos al momento de jubilarse,  de ahí que es fundamental que quien quiera tener esta previsión futura modifique su base reguladora a tal fin a partir de los 42 años de edad.

Muy importante a tener en cuenta, es que durante el año 2015 las Bases Reguladoras máximas y mínimas en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, están establecidas de 3.606 Euros a la mínima de 884,40  Euros, y que los trabajadores autónomos que superen a 1 de enero de 2015 la edad de 47 años, ya no podrán aumentar sus bases a su elección, ya que ha sido regulado que a partir de esa edad las bases se encuentren más limitadas.

No obstante, y para todos aquellos que sientan una desconfianza del sistema de protección público, igualmente resulta recomendable que su planteamiento anticipado puedan enfocarlo al ámbito privado, es decir sistemas de ahorro, planes de pensiones, etc. formulas que igualmente pueden repercutirlos importantes ventajas fiscales.

Marisa Narros Abogada                                                                          Marisa.narros@narrosyparedes.com                                     

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *