El precio medio de los préstamos tradicionales supera en casi un 40 % al de los créditos online más baratos

sin-titulo

El tipo de interés aplicado sobre los créditos destinados a financiar necesidades de consumo, también conocidos como préstamos personales, descendió en septiembre tras cuatro meses de subidas, como reflejan los datos del Boletín Estadístico del Banco de España. Según el órgano supervisor, el interés medio de estos productos alcanzó el 7,98 % en el mes de septiembre del presente año, pero un mes antes ese valor alcanzó el 8,11 %, el más alto desde enero. Sin embargo, existen varios préstamos personales cuyo precio está muy por debajo de esa cifra y con los que el solicitante puede ahorrar casi un 40 % de media.

Un estudio realizado por el comparador de préstamos personales HelpMyCash.com revela que el precio medio de los créditos al consumo puede superar hasta en un 39,4 % al de los más baratos del mercado, tomando como referencia un préstamo de 10.000 euros a devolver en 60 meses. En el caso concreto de los préstamos con un interés fijo y una duración de entre uno y cinco años, cuyo tipo medio en septiembre fue del 8,99 %, la diferencia es aún mayor, de hasta un 46,6 %. Sin embargo, desde el comparador apuntan que contratar uno de los créditos más baratos puede suponer un ahorro superior al que se tendría tomando en cuenta solamente el TIN, ya que además éstos préstamos no suelen incluir comisiones ni gastos de vinculación.

Para obtener estos datos se ha utilizado la calculadora de préstamos lanzada recientemente por el comparador, una herramienta que permite averiguar cuánto cuesta un crédito con un importe, un plazo y un interés determinados y muestra posibles alternativas más baratas. El hecho de poder ahorrar un 40 % o más eligiendo un préstamo más barato refleja la importancia de comparar ofertas, especialmente en este momento en el que parece que el precio de los créditos al consumo no se va a reducir, como mínimo a corto o medio plazo. Según fuentes de Banco Mediolanum, “teniendo en cuenta que los tipos de interés están en mínimos históricos, parece difícil que se abaraten los créditos al consumo. Antes parecería más probable que suban una vez empiecen a subir los tipos”.

Los préstamos personales online, entre los más baratos

Existe un sector que no ha encarecido el precio de sus préstamos personales: el de la banca online. Debido a su necesidad de atraer clientes que tienen sus cuentas abiertas en los bancos tradicionales, las entidades virtuales como ING Direct, Cofidis, Cetelem o Bigbank han mantenido bajo mínimos el tipo de interés aplicado sobre sus créditos y, en algunos casos, incluso, lo han reducido.

Según HelpMyCash.com, cuatro de los cinco préstamos personales más baratos del mercado los comercializan entidades financieras que operan a distancia. El Crédito Proyecto de Cofidis es el que tiene el interés más bajo (desde el 4,95 % TIN). El siguiente préstamo de la lista es el Préstamo Ahora Tú de Liberbank, una entidad que sí cuenta con una amplia red de oficinas físicas, pero que ofrece un bajo tipo de interés (de solo el 4,95 % TIN y el 5,95 % TAE), aunque solo se puede conseguir si se cumplen cuatro requisitos de vinculación.

En el tercer puesto encontramos el Préstamo Naranja de ING Direct (5,95 % TIN y 6,11 % TAE) y el cuarto lugar lo ocupa el Préstamo personal de Cetelem, cuyo interés ha descendido recientemente hasta el 5,95 % TIN (TAE desde el 6,12 %). El top 5 lo cierra el Préstamo Personal de oficinadirecta.com (5,95 % TIN, 6,21 % TAE), un banco online que pertenece al Grupo Banco Popular.

Además del bajo tipo de interés, los créditos online ofrecen otras dos ventajas: pocas comisiones y un coste de vinculación nulo. En general, las financieras que conceden estos productos no cobran gastos de apertura ni de estudio y tampoco suelen obligar al cliente a adquirir otros servicios como seguros o tarjetas de crédito, lo que supone un importante ahorro a medio y largo plazo. Asimismo, en muchos casos, sus préstamos se pueden contratar sin necesidad de ser cliente o, incluso, sin tener que abrir una cuenta o domiciliar la nómina, algo que les diferencia de los créditos bancarios tradicionales.

El interés mínimo, solo para los clientes más solventes

Sin embargo, existe un inconveniente que comparten tanto las entidades tradicionales como la banca online: las condiciones de financiación de sus préstamos no siempre son las anunciadas en sus campañas publicitarias. Como han confirmado desde el comparador, son muchos los solicitantes que acuden a un banco tentados por una atractiva oferta y ven como el crédito que les aprueban tiene un tipo de interés mucho más elevado que el que esperaban, algo que se debe a los criterios de riesgo de las entidades, que solo prestan dinero a bajo coste a los clientes que consideran más solventes. Esta tendencia de adaptar el coste al consumidor podría mantenerse durante los próximos meses, pues, según Mediolanum, es posible que “cada vez más los costes se ajusten en función del perfil del cliente”.

Es por ello que, al solicitar financiación a una entidad, es importante preguntar por todos los costes asociados al préstamo, averiguar cuál es su precio total y pedir una oferta vinculante para poder compararlo con los créditos de otros bancos. En ese sentido, desde HelpMyCash recomiendan utilizar su guía “Cómo pedir un préstamo personal al banco en 25 preguntas”, una herramienta gratuita que permite al solicitante conocer el coste total del préstamo que le ofrecen y  saber si el producto en cuestión se encuentra entre los más baratos o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *