¿Qué bancos te permiten apagar y encender tus tarjetas desde el móvil?

Todo banco que se precie tiene una app para que los clientes puedan gestionar sus productos desde el smartphone. Algunos, sin embargo, no se han conformado con una y han lanzado dos, tres o más para cubrir las necesidades de distintos segmentos de clientes, así como apps de pago móvil para gestionar las tarjetas y abonar compras con el móvil, muy fáciles de distinguir ya que todas comparten el apellido pay o wallet. Algunas cuentan con cientos de miles de descargas como BBVA Wallet (más de un millón de instalaciones en terminales Android) o CaixaBank Pay (más de 500.000).

Una funcionalidad compartida por los wallets, las apps de banca móvil genéricas y las páginas webs de los bancos es la posibilidad de apagar temporalmente las tarjetas cuando no se vayan a utilizar o cuando se crean perdidas, con el objetivo de protegerse ante el fraude, y activarlas posteriormente cuando se quiera abonar una compra o sacar dinero del cajero. Basta con apretar un interruptor, como si apagásemos la luz, aunque en este caso sea virtual, explican desde el comparador de tarjetas de crédito HelpMyCash.com.

BBVA, una de las entidades pioneras en el terreno de la digitalización, permite apagar y encender las tarjetas desde la app BBVA Wallet, así como desde la banca online. Además de apagarlas y encenderlas, también permite limitar la operativa de los plásticos, por ejemplo eliminando temporalmente la opción de sacar dinero en cajeros o suspendiendo las compras virtuales o las que se realicen en el extranjero.

Otra entidad que permite bloquear una tarjeta de forma temporal, así como restringir ciertas operativas como las compras virtuales, el uso en el extranjero o el pago contactless, es ING. La entidad naranja añadió esta opción a su app y a su web hace un par de años. Openbank, Bankinter, Ibercaja, Banco Santander, Abanca, Kutxabank y Bankia son otras de las entidades que incluyen esta funcionalidad a través de sus apps y de la banca a distancia.

¿Es una función útil?

Los expertos de HelpMyCash remarcan la utilidad de esta funcionalidad que se está imponiendo en la mayoría de los bancos: “Si de repente no encontramos nuestra tarjeta, podemos apagarla temporalmente para evitar que un tercero la use fraudulentamente si hemos sido víctimas de un hurto o la hemos perdido, con la ventaja de que si posteriormente la encontramos, podremos volverla a activar y seguir usándola con normalidad. Si recurrimos al método tradicional de bloquear la tarjeta como hacíamos antaño y resulta que luego estaba olvidada en un cajón, ya no la podremos volver a dar de alta, sino que tendremos que solicitar otra y esperar a que llegue, un trámite que puede demorarse varios días”.

Un extra de seguridad que puede evitar que un tercero le saque brillo a nuestra tarjeta sin nuestro consentimiento. En 2016, las pérdidas por fraude con tarjetas bancarias en España ascendieron a 89,1 millones de euros, según Statista. ¿Y quién corre con las pérdidas en caso de uso indebido? Los importes adeudados en la tarjeta de un cliente, con un máximo de 150 euros en su conjunto, antes de que este avise a la entidad salen de su cartera (el importe se reducirá a 50 euros cuando se apruebe la normativa PSD2).

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *