¿Qué probabilidades tengo de acabar con un billete falso en la cartera?

En 2017, se sacaron de circulación casi 700.000 billetes de euro falsos. Solo durante la segunda mitad del año, el número de falsificaciones retiradas alcanzó las 363.000, un incremento del 9,7 % comparado con el primer semestre del año y un 2,8 % por encima del mismo período del año anterior. A pesar del aumento de las cifras, los números están muy por debajo de los registrados durante 2015 y 2014. De hecho, el Banco Central Europeo es tajante: “La probabilidad de recibir una falsificación es muy leve”.

Actualmente, los billetes falsos no suponen un tanto por ciento significativo del total de billetes en circulación, que superan los 21 billones. Según cálculos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com, atendiendo al número de billetes falsos retirados el pasado año, la probabilidad de que uno lo sea es de uno entre aproximadamente 31.000.

Los billetes de 20 euros y, sobre todo, los de 50 siguen siendo los favoritos de los malhechores para falsificar. Del total de imitaciones detectadas durante la segunda mitad del pasado año, el 85 % se correspondían con estos valores. Por el contrario, las denominaciones menos falsificadas eran las de 200 euros y las de 5.

Tocar, mirar, girar

El Eurosistema, liderado por el BCE, ha dedicado múltiples esfuerzos para prevenir a la población de la eurozona y ayudarle a distinguir el papel moneda verdadero del falso. Para comprobar la legitimidad de un billete se puede recurrir al clásico, pero efectivo tocar, mirar, girar. Los billetes de verdad son ásperos al tacto, firmes y tienen ciertos elementos impresos en relieve, como, por ejemplo, las líneas del extremo del anverso.

Tanto en los nuevos billetes de la serie Europa como en los anteriores hay elementos de seguridad que se observan al trasluz y que son fáciles de detectar, como un hilo de seguridad en el centro del billete o marcas de agua.

Si se gira, se puede apreciar como el número verde que indica el valor del billete, situado en la esquina inferior izquierda del anverso, cambia de verde a azul oscuro. También se pueden apreciar hologramas.

Además de los elementos de seguridad visibles a simple vista, hay otros escondidos que son más difíciles de detectar por el consumidor de a pie, pero que sirven para incrementar la seguridad del papel moneda comunitario.

“El Eurosistema tiene el deber de salvaguardar la integridad de los billetes en euros y continuar mejorando la tecnología de los billetes. La segunda serie de billetes, la serie Europa, es aún más segura y ayuda a mantener la confianza del público en la moneda”, afirma el BCE. Durante la primera mitad del próximo año, se introducirán de forma simultánea las últimas denominaciones que quedan pendientes de la serie Europa, los billetes de 100 y 200 euros.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *