¿Quién está obligando a la banca a digitalizarse?

shutterstock_156141581

Durante el cierre del grifo del crédito por parte de los bancos en los años de crisis se popularizaron los minicréditos concedidos por entidades de capital privado, una forma de conseguir financiación para pequeños imprevistos puntuales de manera rápida, online y sin apenas trámites. Junto con los minicréditos llegaron ofertas de préstamos online concedidos también por prestamistas privados con las mismas características de sencillez y rapidez.

Ante la mejora de la situación económica en España y las medidas de estímulo del Banco Central Europeo para fomentar la concesión de créditos, los bancos comenzaron de nuevo a ofrecer financiación. No obstante, se encontraron con un gran competidor que los superaba en velocidad y simplicidad.

Con la financiación rápida online por parte de los prestamistas privados, los bancos se han visto obligados a tomar nuevas medidas para ofrecer las mismas ventajas. El comparador financiero HelpMyCash.com nos enseña cómo ha reaccionado el sector frente a esta nueva competencia.

La respuesta de la banca para ofrecer préstamos rápidos

El fintech, la tecnología aplicada a las finanzas, ha sido el factor clave en la evolución de la financiación. Las entidades que ofrecen minicréditos son las pioneras en aprovecharse de las últimas tecnologías para mejorar sus productos y los bancos no quieren quedarse atrás, algo que fomenta el Banco Central Europeo y que ya el 65 % del sector está llevando a cabo, según informa LaRegión.

Actualmente el avance en los protocolos online de seguridad permite a los bancos poder ofrecer préstamos personales a través de Internet, lo que les ayuda a realizar los análisis previos a la aprobación de manera automática y en un tiempo récord para la banca.

No obstante, su principal obstáculo era que la verificación de la identidad y la firma del contrato no fuesen presenciales. Por lo que, hasta hace poco, aunque la solicitud se pudiese hacer online, había que acudir al banco a terminar el proceso. Algunas entidades, como ING Direct, solventaron este inconveniente ofreciendo mensajeros que recogen en casa la documentación pertinente. Por suerte, el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac) autorizó el pasado marzo las videoconferencias como procedimiento de identificación de los clientes para la solicitud de préstamos, permitiendo a las entidades ofrecer préstamos completamente a distancia.

En un futuro veremos cómo surgen colaboraciones entre los bancos y las empresas fintech para ofrecer nuevos y mejores productos financieros. Según se pudo ver en el observatorio sectorial Fintech: retos actuales de la banca en las economías digitales, son muchas las entidades ya interesadas en esta nueva simbiosis, por ejemplo, Mariona Vincen, directora de desarrollo estratégico e innovación de CaixaBank declaró que “las fintech tienen una serie de capacidades con las que queremos colaborar” y Miguel Ángel Cuesta, director de gestión de clientes de Popular Payments, expresó: “Hay alguien que se ha metido en el sector de la banca tradicional y que lo está revolucionando dando un mejor servicio al cliente” y añadió  que “habría que reflexionar cómo se ha llegado a este punto y colaborar con ellos”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *