Regreso al futuro – Mainframe, movilidad y nube van de la mano

Desde mediados de los 90, algunos analistas predijeron la progresiva desaparición de los grandes ordenadores centrales (mainframes), conforme eclosionaban las granjas de servidores x86 y, posteriormente, la nube. El augurio no se ha cumplido y el mainframe sigue procesando en 92 de los 100 bancos más grandes del mundo, 23 de los 25 principales distribuidores y en las 10 mayores aseguradoras a escala global. El mainframe es un concepto añejo, no viejo, y como tal gana con los años: las ventas de IBM en este segmento aumentaron un 64% en 2017, con respecto al ejercicio anterior.

El IBM 360, el primer mainframe comercializado en 1964 realizaba 229.000 cálculos por segundo, suficientes para resolver las ecuaciones que pusieron en órbita a John Glenn y devolverlo a tierra. Hoy día, el IBM z14, lanzado en 2107, procesa 12.000 millones de transacciones encriptadas por día, cinco veces más que su predecesor el z13, presentado dos años antes.

El z14 puede ejecutar la instancia MongoDB más grande del mundo con un rendimiento 2,5 veces mayor que un entorno x86; soporta 2 millones de contenedores Docker y 1.000 bases de datos NoSQL concurrentes… Y para algunos, será el soporte clave de blockchain, la nueva generación de aplicaciones transaccionales llamada a revolucionar la forma de procesar negocios de forma segura.

Junto a estas capacidades, el mainframe también resulta más rentable que las arquitecturas alternativas como la nube. Entonces, ¿por qué algunas organizaciones consideran mudarse de plataforma? Aunque la fortaleza del mainframe no tiene parangón posible, históricamente la plataforma ha vivido en silos que requerían profesionales especializados. Esta situación ha dificultado la integración del mainframe con el conjunto de soluciones hardware-software empresariales.

El análisis de datos es un buen ejemplo de esta realidad. Durante años, las organizaciones han copiado los datos críticos de sus sistemas transaccionales mainframe en otras plataformas para realizar analíticas sofisticadas. Este proceso es ineficiente y arriesgado, al tiempo que provoca latencias que inhiben la capacidad de hacerlo tiempo real. Ejecutar el análisis de datos en el punto de procesamiento, el mainframe, tiene mucho más sentido y alcanza una mayor eficiencia.

Los crecientes volúmenes de transacciones móviles son otro ejemplo. El mainframe es la plataforma ideal para manejar este aumento conforme los bancos y otras grandes organizaciones innovan sin descanso sus apps de cliente. Estas aplicaciones implican múltiples sistemas antes de conectarse a un mainframe para completar la transacción. La falta de familiaridad con el mainframe reducirá el tiempo de desarrollo, lo que supondrá un lastre innecesario para los esfuerzos de innovación.

En nuestra opinión, la solución para esta falta de integración multiplataforma no es reemplazar el mainframe. La historia ha demostrado que hacerlo da como resultado sistemas con menores rendimientos y mayores pérdidas de tiempo (y dinero). El mainframe, sin embargo, necesita integrarse en el actual sistema multiplataforma de las empresas. Esto significa actualizar el entorno de desarrollo mainframe y hacerlo compatible con las mejores prácticas DevOps.

Las organizaciones también deberían adoptar esta estrategia ante la tesitura mainframe o cloud. Ambos mundos son compatibles y pueden usarse al unísono con un enfoque que aproveche las fortalezas de cada plataforma. Por ejemplo, ciertas aplicaciones y componentes pueden procesarse con mayor eficiencia en la nube, pero también conectarse a aplicaciones y datos del mainframe a través de API. Esto se puede hacer mientras se mantiene el procesamiento de transacciones críticas de negocio en las instalaciones de las empresas, garantizando así mayores niveles de fiabilidad, rendimiento y seguridad. De esta manera, las cargas de trabajo se combinan de forma inteligente con la plataforma óptima y las organizaciones pueden cosechar los beneficios de ambas.

 

Veronique Dufour-Thery, vicepresidenta Sur de Europa, Oriente Medio y Norte de África de Compuware Corporation

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *