Cómo saber qué casa se encuentra dentro de nuestras posibilidades

 

mortgage-1024x768La recuperación económica, un precio de la vivienda al que aún le queda camino por recorrer hasta alcanzar los niveles precrisis y un entorno de tipos bajos son los ingredientes básicos de la recuperación del mercado inmobiliario. En lo que llevamos de 2016, en todos los meses se ha registrado un incremento interanual de entre el 10,6 % y el 34,1 % en la concesión de hipotecas. Sin embargo, antes de sumarse al tren de los préstamos hipotecarios, resulta vital conocer el valor de vivienda máximo al que podemos aspirar para evitar futuras situaciones desagradables, señalan desde el comparador de hipotecas HelpMyCash.com.

Calcula la cuota de tu hipoteca

Según la recomendación del Banco de España, una cuota hipotecaria adecuada es aquella que no supone más del 35 % de nuestros ingresos mensuales netos (entre todos los titulares del crédito). Esto supone que además de calcular el 30-35 % de nuestra renta para saber a qué cuotas podemos aspirar, debemos encontrar la hipoteca que se adecue a esos valores. Al utilizar simuladores, podemos calcular la cuota de hipoteca a la que podemos aspirar, cumpliendo con el criterio de riesgo del BdE.

Por ejemplo, una pareja con ingresos netos de 1.000 euros cada uno podría aspirar a una hipoteca con una cuota máxima de 700 euros. Esto significa que podrían hacer frente sin problema al pago de una hipoteca a interés fijo de 150.000 euros a 25 años, con un interés del 2,75 %, al arrojar este préstamo una cuota de 691,97 euros al mes.

Visita los bancos

Conocer nuestro umbral de gasto posible para la hipoteca es el primer paso para saber qué podemos conseguir. Ahora el segundo paso debería ser conseguir la mejor oferta posible, ya que esto nos permitirá conseguir la financiación que buscamos o incluso determinar el importe  de la vivienda a la que podemos acceder.

Cabe recordar que las hipotecas son uno de los productos bancarios más personalizados que podamos encontrar. Según nuestro perfil financiero y la vinculación que estemos dispuestos a encontrar, el préstamo puede variar sustancialmente entre la oferta de base (la propuesta comercial) y las condiciones por las que finalmente firmamos.

Cuantas más ofertas pidamos, más posibilidades tenemos de encontrar la mejor hipoteca.

Calcula tus gastos mensuales

Para llegar más allá a la hora de prever qué casa podemos comprarnos, debemos incluir en nuestros cálculos presupuestarios la cantidad de dinero que solemos destinar cada mes al mantenimiento de nuestro hogar, como luz, agua, gas, telecomunicaciones… Estos gastos forman parte inherente de nuestro hogar y varían notablemente en función del tipo de vivienda que tengamos, por lo que conviene tenerlos en mente.

Gastos extraordinarios

A menos que compremos un piso amueblado, tendremos que afrontar los costes necesarios para que nuestro hogar disponga de las comodidades habituales. De nuevo, se trata de un gasto que va muy relacionado con el tipo de vivienda que queremos comprar (a mayor vivienda, mayor espacio para amueblar) y generalmente implica tener en cuenta que inicialmente será mayor, al entrar a la vivienda, y posteriormente habrá que realizar su mantenimiento o renovación.

Controla tu nivel de endeudamiento

El último paso, en caso de que corresponda, es incluir en este presupuesto todas las demás deudas que tengamos en curso. Las entidades tendrán muy presente esta información a la hora de realizar el estudio de riesgo de nuestra hipoteca, del mismo modo que tenderán a rechazar perfiles que se encuentren en listas de morosos por impagos anteriores (especialmente cuando el impago ha sido a una entidad bancaria).

Sumando este margen a la deuda que vamos a contraer al firmar nuestro préstamo hipotecario, la recomendación es que en total no supere el 40 % de nuestros ingresos netos personales.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *