Schneider Electric amplia la nueva gama de SAI ‘Easy UPS’

Schneider Electric amplía su gama ‘Easy UPS’ de Sistemas de Alimentación Ininterrumpida con dos nuevos equipos monofásicos. La serie Easy UPS BVS, pensada para el entorno doméstico o de pequeña oficina, y la serie Easy UPS SRVS, que ofrece protección para condiciones inestables de energía. Con estos dos nuevos SAI, Schneider Electric amplía su oferta de productos diseñados para responder a las necesidades básicas de protección de la alimentación, incluso en las condiciones más inestables.

El Easy UPS SRVS es un SAI con tecnología on-line de doble conversión, de 1 a 10 kVA, ideal para asegurar la continuidad del negocio y proteger los equipos críticos de empresas de tamaño medio y pequeño. Versátil, de gran calidad y de coste competitivo, puede usarse con un amplio rango de tensiones, protegiendo los equipos de las fluctuaciones de energía, permitiendo el uso en condiciones de alimentación inestables. El Easy UPS SRVS protege las cargas conectadas frente a picos de sobretensión, rayos y otras alteraciones del suministro.

Se trata de un SAI resistente e intuitivo que minimiza los costes de instalación y maximiza el rendimiento, la vida y la fiabilidad de las baterías, mediante una carga compensada por temperatura precisa e inteligente. Todo ello, testado y certificado según los rigurosos estándares de Schneider Electric. Además de solución de continuidad de negocio para PYMES, sus características le convierten en una gran solución para cajeros automáticos, equipos de vigilancia, control de tráfico, telecomunicaciones, maquinaria industrial, etc.

Por tu parte, la Serie Easy UPS BVS son equipos con tecnología line-interactive de 500 a 1000VA, con tomas Schuko e IEC, fáciles de utilizar y de gran calidad diseñados para funcionar en las condiciones de suministro más complejas. Su formato compacto y en regleta dispone de orificios de sujeción para montarlos en armarios o paredes.

Dentro del ámbito residencial los Easy UPS BVS permiten alimentar dispositivos de baja potencia como equipos informáticos, sistemas y servicios de telecomunicación (ICT) y sistemas domóticos. Además, su instalación asegura la protección de dichos aparatos contra los daños causados por rayos, picos de tensión y sobrecargas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *