Se abre el plazo para presentar el modelo 720 y contarle a Hacienda lo que guardamos fuera de España

Del 1 de enero hasta el 1 de abril de 2019, ese es el plazo para presentar la Declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero, más conocida como modelo 720. Así que si en 2018 contrataste una cuenta corriente o un depósito en el extranjero o compraste un piso, memoriza estas fechas a fuego porque las sanciones por no presentar el documento parten de los 10.000 euros y por presentarlo fuera de plazo la sanción mínima es de 1.500 euros, explican desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com.

Durante los próximos tres meses los españoles que tengan bienes situados en el extranjero y esto incluye cuentas y depósitos, valores, derechos, seguros y rentas depositadas u obtenidas fuera de España, y bienes inmuebles tendrán que presentar el modelo 720 y tendrán que hacerlo de forma electrónica, es decir, por Internet.

No obstante, no todo el mundo está obligado. La declaración informativa se reserva a aquellos contribuyentes cuyos bienes en el extranjero superan los 50.000 euros. La normativa actual establece que no existirá obligación de informar sobre las cuentas que el contribuyente tenga fuera de España cuando el saldo de estas, en su conjunto, no supere la cifra anterior. La barrera de los 50.000 euros se aplica también para las otras dos obligaciones informativas que recoge el modelo 720: valores e inmuebles.

La norma se extiende también cuando los bienes tengan varios titulares. Así, una cuenta situada en el extranjero cuyo saldo supere los 50.000 euros se tendrá que declarar aunque la titularidad esté compartida. Lo mismo ocurre con un inmueble cuyo valor de adquisición superase los 50.000 euros.

Las sanciones, en el punto de mira de la UE

En 2017 la Comisión Europea se posicionó en contra del modelo 720. La CE instó a España, mediante un dictamen motivado, a “modificar sus normas” sobre el modelo en cuestión, al considerar que “las multas impuestas en caso de incumplimiento son desproporcionadas”. Y es que las multas son considerablemente más altas que las aplicadas en el contexto nacional. Por ejemplo, presentar fuera de plazo el modelo 720 supone una multa de como mínimo 1.500 euros, pero presentar fuera de plazo y sin requerimiento la declaración de la renta con resultado negativo solo implica una sanción de 100 euros.

Aunque el dictamen motivado está fechado el 15 de febrero de 2017, la normativa actual sigue vigente, por lo que el asunto podría acabar en manos del TJUE.

¿Se tiene que presentar cada año?

Si durante los últimos ejercicios ya se ha presentado el modelo 720 para alguna de las obligaciones informativas que engloba, solo será necesario presentarlo de nuevo si los saldos se han incrementado en 20.000 euros.

“Una vez presentada la declaración del modelo 720 respecto de una o varias de las obligaciones de información contenidas en el mismo, solamente deberá volver a presentarse cuando en relación con una o varias de estas obligaciones se produzca un incremento del límite conjunto establecido para cada bloque de información superior a 20.000 euros”, explica la Agencia Tributaria.

Así, por ejemplo, si en 2018 presentaste el modelo 720 porque en 2017 el saldo en cuentas y depósitos situados fuera de España tenían un valor de 60.000 euros y el pasado año no superó los 80.000 euros, no será necesario presentarlo de nuevo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *