Sngular presenta su primer Observatorio sobre el Talento en la empresa digital

Sngular acaba de presentar los resultados de la primera edición de su informe sobre la evolución del talento y la gestión de personas en la era digital.

Este documento, que lleva por título “Observatorio de Talento Autónomo Descentralizado”, parte de la premisa de que en un momento en el que se está evolucionando hacia modelos digitales, es fundamental que se produzca un cambio en las personas que forman parte de la organización. “Si buscamos una nueva forma de gestionar las empresas, que resulte más eficiente y escalable para poder seguir siendo competitivas, debemos empezar por gestionar el talento de una forma diferente”, dice el informe en su introducción.

Partiendo de esta premisa y de que la innovación tiene en las personas a su principal aliado, el Observatorio explora las diferentes metodologías de organización y gestión empresarial que favorecen que las compañías se transformen digitalmente y que ponen al trabajador en el centro del negocio. En este punto, los autores citan las empresas Teal, las planas o las Organizaciones de Desarrollo Deliberado, entre otras, como las que adoptan modelos menos jerárquicos, que son capaces de dar autonomía a sus empleados y de tener en cuenta sus motivaciones, lo que permite centrarse en su desarrollo personal y que alcancen su máximo potencial trabajando en equipos.

Estos tipos de modelos organizativos facilitan los procesos de transformación, que permitirán a las empresas seguir siendo relevantes en el futuro y, además, ser ágiles, cualidad esencial de las empresas que piensan y operan en clave digital.

No obstante, como señala el informe, a nadie se le escapa que uno de los principales obstáculos para ello es el cambio de cultura organizativa, que en una organización digital debe primar la visión de equipo, la comunicación y el trabajo colaborativo, así como la eliminación de jerarquías, y de silos departamentales y de información. Sólo así se podrán abrir paso las metodologías ágiles, que permiten generar mayores eficiencias y que llegan a poner a las personas por encima de los procesos. Éstos existen, pero se crean para servir a las personas.

Finalmente, este informe extrae una serie de conclusiones que deben de tener en cuenta las empresas que quieran abordar con éxito su proceso de digitalización:

  • La transformación digital de las empresas comienza por las personas. Si los trabajadores y directivos de las empresas no son capaces de reciclarse para convertirse en profesionales digitales, pronto verán cómo su puesto de trabajo es sustituido por una máquina o cómo su empresa desaparece por su incapacidad para adaptarse a los procesos de cambio tan radicales que se están produciendo en el mercado.
  • La transformación digital obliga a las empresas a poner a los clientes como prioridad. Si algo destaca de la popularización de Internet es cómo las personas han tomado el control de la comunicación y la información, dejando a compañías e instituciones en un segundo plano en cuanto a capacidad de influencia. Ante esta situación las organizaciones no pueden hacer otra cosa que ponerse al servicio de las personas y ponerlas en el centro de su actividad.
  • La transformación digital requiere de una estrategia de apertura. Vivimos en la era de la economía colaborativa y hemos llegado a un punto en el que se han demostrado las grandes ventajas que supone la aplicación de las ideas que promueve la cultura Open Source. Las empresas deben ser capaces de asimilar estas ideas y encontrar la forma de aplicarlas en sus negocios. De esta forma, se abrirá un nuevo mundo de oportunidades para aquellas que sea capaces de aprovechar todo el potencial de la innovación abierta.
  • La transformación digital necesita de nuevas metodologías de trabajo. En los últimos años y debido a la necesidad que surgió entre los startups, se han desarrollado nuevas metodologías de trabajo encaminadas a fomentar la innovación, como son Lean Startup, SCRUM y el desarrollo ágil. Ya las emplean las empresas tradicionales y resultan adecuadas para su aplicación en los procesos de digitalización de las empresas.
  • La transformación digital conlleva analizar, entender y aprovechar los datos. Los datos se han convertido en la nueva moneda que se intercambia en cada momento para todo tipo de transacciones digitales y, por esta razón, las empresas tienen que aprender a manejarlos y aprovecharlos para obtener un mayor rendimiento de su actividad. Aquí es donde Big Data y Cloud Computing juegan un papel fundamental a la hora de extraer un conocimiento de toda la información que pueden generar los clientes para las empresas.
  • La transformación digital implica aprovechar las tecnologías exponenciales. Principalmente la Inteligencia Artificial, una tecnología que está a disposición de las empresas para mejorar en sus procesos y para mejorar sus productos en función de las necesidades de sus clientes. Otras tecnologías a tener en cuenta por las empresas para su Transformación Digital son la robótica, el internet de las cosas y la fabricación digital.
  • la transformación digital requiere del desarrollo de nuevos modelos de negocio disruptivos. Ante una situación en la que la mayoría de las compañías afrontan la digitalización como la introducción de tecnología para mejorar los procesos de atención al cliente o la operativa de la propia empresa, la gran oportunidad de la Transformación Digital se encuentra en el desarrollo de nuevos modelos de negocio que estén pensados para aprovechar al máximo las posibilidades de la tecnología digital.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *