Sólo el 38 % de las cuentas nómina están libres de vinculaciones ‘extra’

Las cuentas nómina, uno de los productos bancarios más básicos, se caracterizan en la mayoría de los casos por ser gratuitas. De hecho, el Código de Buenas Prácticas Bancarias establece que los bancos adheridos a él no deberían cobrar por las cuentas si hemos domiciliado nuestros haberes en la entidad. De esta forma, los bancos deben buscar formas alternativas que les permitan ganar dinero con este producto. Para ello, cada vez son más los que apuestan por cuentas nómina que exijan contratar productos vinculados, una práctica que, hasta ahora, era característica en productos como hipotecas y préstamos.

Mientras que “casarse con el banco” mediante una cuenta nómina no salía caro (las entidades exigían servicios adicionales sin coste, como domiciliar recibos), cada vez es más común que pidan, además, productos que sí los tienen. Así lo demuestra un estudio del comparador de cuentas HelpMyCash.com, que advierte que solo el 38 % de las cuentas nómina están libres de contratar vinculaciones con coste.

Más de la mitad de las cuentas exigen asociar una tarjeta

En concreto, según el estudio del comparador, un 57 % de las cuentas nómina que se comercializan actualmente exigen contratar una tarjeta asociada. Si bien es cierto que esta vinculación podría ser gratuita, lo cierto es que cada vez es más normal tener que abonar mensualmente una cuota de mantenimiento. Un ejemplo claro es Banco Santander, que ya ha anunciado a sus clientes que a partir de febrero de 2017 cobrará 3 euros de mantenimiento de la tarjeta vinculada, es decir, que el coste de mantener la cuenta será a partir de esa fecha de 6 euros mensuales.

Sin embargo, mientras que mantener activa una tarjeta de crédito no suele ser muy caro, el estudio también demuestra que un 34 % de las cuentas nómina exigen contratar otros productos, ya sean de ahorro, gestionados por la propia entidad, de inversión, seguros o, incluso, un préstamo. Es en este punto cuando debemos ser conscientes de que, en caso de contratar alguno de estos, la vinculación con el banco será mucho mayor. Además, en los productos de inversión corremos el riesgo de perder dinero.

¿Qué opciones tenemos?

Si no queremos estar tan atados con el banco, deberíamos buscar entre el 38 % de las cuentas nómina que solo exigen domiciliar ingresos o recibos. O, como mucho, entre las que también exigen una tarjeta, siempre y cuando sea gratuita año tras año y no exija un consumo mínimo muy elevado o un número de movimientos desorbitados.

Desde el comparador advierten que sólo deberíamos contratar una cuenta con productos vinculados “extra” cuando realmente necesitemos las vinculaciones. Si lo hacemos al revés, es decir, primero buscar la cuenta asumiendo las vinculaciones que sean, corremos el riesgo de quedarnos con un producto que realmente nunca hubiésemos querido contratar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *