¡Tu empresa puede valer mucho más!

Es habitual que analistas, inversores y empresarios midan el valor de las organizaciones, o de las operaciones de compra que realizan, acudiendo al análisis de términos tradicionales del lenguaje financiero relacionados con la cuenta de resultados. EBITDA, patrimonio neto, fondo de maniobra, cash flow o pasivo son conceptos que han formado, desde siempre, parte inherente del lenguaje de los equipos Directivos.

Profundizando en lo anterior, debemos ir un poco más allá. Con frecuencia no tenemos en perspectiva otro importante indicador, “La Calidad del dato”. Con ello no hacemos referencia a la situación de la cuenta de resultados, sino a si la empresa maneja información accesible, cierta y relevante para tomar decisiones empresariales de buen criterio.

Para llegar a disponer de información con potencial de análisis es fundamental la definición de una buena estrategia empresarial de procesos y una analítica de negocio bien estructurada. Asimismo, también es preciso disponer de una cultura corporativa que potencie la transformación de los datos en información y que dicha información sea accesible paralelamente a todos los departamentos.

Los sistemas de Análisis de datos deben ser soluciones confiables para los usuarios, herramientas que les ayuden, de manera inteligente, a extraer y tratar la información con simplicidad, dando respuesta a las preguntas: ¿Qué ocurre? ¿Por qué ocurre? ¿Qué va a ocurrir?, y sobre todo, ¿qué debemos hacer? Paradigmas que en ocasiones no resultan nada triviales.

Ante las nuevas reglas del juego empresarial, y la enorme competencia global en la actual época de transformación, es cada vez más determinante para el éxito de una compañía que las inversiones en tecnología de Analytics sean un capítulo prioritario en los presupuestos anuales de los “C-level”.

Para resolver el rompecabezas y dar respuesta a los desafíos a los que se enfrentan las organizaciones en el tratamiento y análisis de la información, se requiere de un socio tecnológico experimentado capaz de abarcar todo el proceso de principio a fin. La clave es que la tecnología no suponga nunca un obstáculo para el usuario, sino un vehículo canalizador del valor y conocimiento que representan los datos en toda la organización.

Según nuestra experiencia consideramos que la apuesta por este tipo de soluciones inteligentes de análisis de datos siempre supone un salto cualitativo para las empresas, sea cual sea su tamaño, su sector o utilicen infraestructuras de sistemas On premise, Cloud o de enfoque híbrido. Gracias a su implantación consiguen cubrir de forma integral todas sus necesidades en cuanto a Planificación y consolidación financiera, Business Intelligence, Análisis predictivo e Integración avanzada de datos, logrando de esta manera impulsar su negocio optimizando los recursos y obteniendo mejores resultados.

 

Javier Blanco, director comercial de Altim

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *