Un estudio de CCS Insight revela que la tecnología ayuda a las empresas a impulsar su productividad y mejorar la seguridad

Un informe llevado a cabo por la firma analista CCS Insight, encargado por Samsung Electronics, ha puesto de manifiesto una creciente “brecha de productividad” en las grandes compañías, así como una falta de conocimientos de seguridad entre las start-ups.

El informe, titulado “Big & Small: How to do Bigger Things in Business”, revela que las compañías de mayor tamaño son ahora menos productivas que hace una década, y que la “brecha de productividad” entre las empresas más y menos productivas es cada vez mayor. Aunque más de la mitad de las 500 mayores compañías cotizadas del mundo trabaja actualmente con start-ups para estimular la innovación, el estancamiento existente en productividad pone de manifiesto una falta de comprensión sobre cómo beneficiarse de la mentalidad start-up.

El informe alerta de que para sobrevivir en la era del “darwinismo digital”, en la que nuevas tecnologías como la movilidad, el Internet de las cosas y la inteligencia artificial transformarán radicalmente a las empresas, las compañías de todos los tamaños se enfrentan a una imperiosa necesidad de aprovechar la tecnología para mantener su competitividad.

El informe revela también que las pequeñas start-ups muestran enfoques radicalmente diferentes respecto a la inversión en tecnología móvil, que es cada día más importante debido a la prevalencia del trabajo móvil. Una tercera parte de los trabajadores en países desarrollados se encuentra actualmente en la categoría de “trabajador móvil” y para 2020 el 48 por ciento de la fuerza laboral en las economías en desarrollo también será clasificada como móvil, un porcentaje que alcanzará el 70% entre las pequeñas empresas.

Las grandes empresas se ven lastradas frecuentemente por los procesos establecidos, las tecnologías obsoletas, las limitaciones de los costes de TI y los crecientes problemas de seguridad. De promedio una empresa pierde alrededor de un cuarto de su productividad debido a este “lastre” de la organización, lo que equivale a una pérdida anual de 3 billones de dólares sólo en Estados Unidos. Uno de cada tres responsables de la toma de decisiones en las grandes compañías cree que la provisión de TI no se adapta a sus necesidades; el doble que, en las pequeñas empresas, que son mucho más ágiles e innovadoras y están mejor conectadas a través de la tecnología personal de los usuarios.

Sin embargo, esta agilidad no está exenta de problemas. Solo el 27% de las start-ups cita la seguridad de los datos entre sus tres principales preocupaciones, y menos de una quinta parte de los empleados de las pequeñas empresas recibe formación en seguridad. Esta situación, frecuentemente influida por los costes, es preocupante puesto que el número de ciberataques continúa aumentando.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *